miércoles, 20 de enero de 2010

Carme Chaparro: reforzando las ideas feminazis

Una de Chicos

Carme Chaparro.

ME HE CRIADO entre chicos. Con dos hermanos que me sacaban dos palmos de alto y de ancho y que me obligaron a perfeccionar y convertirme en una experta en las técnicas de defensa fraternal femenina (mordiscos o lagrimones, dependiendo del momento). En el colegio las monjas me lavaban la lengua con jabón. Mis queridas hermanas Milagros y Margarita se empeñaban en que, los chicos, ni soñarlos. Y se desesperaban cuando me veían pasar a recoger a mi hermano en el edificio de enfrente y volver a casa rodeada de sus compañeros de clase ¡niños del colegio mixto¡ ¡Ave María Purísima! Aunque hay que reconocer que los ocho años de entonces no son los ocho años de ahora. Como mucho, nosotros compartíamos cromos de la última colección de Danone.
EN EL PUEBLO donde pasaba las vacaciones (¡hola, Sant Quintín!) casi todos mis amigos también eran de sexo masculino. De aquella época me quedan varias cicatrices en el cuerpo y un asco permanente por el tabaco. Aunque confieso que intenté fumar varias veces. Y así como era capaz de no perder las ruedas de sus bicis y seguirles allá a dónde fueran, incluso por las cuestas más empinadas, o de casi ganarles en los concursos de palabrotas, a lo de furmar no pude seguirles. Cigarro tras cigarro inhalaba con la desesperación de que, por favor, por favor, me gustara. Pero no.
ELLOS ME CONTABAN, sin ningún tipo de pudor, primero cosas de críos y, más tarde, el aturdimiento que les provocaban las hormonas y las mujeres. Por eso siempre he defendido a ultranza que entre ellos y nostras puede haber amistad sin ningún tipo de pulsión sexual escondida. Eso es algo que he peleado durante toda la vida... pero ahora tengo que retractarme. El otro día me reencontré con uno de esos amigos de la infancia, y ya sin las urgencias de la camadería diaria, y con un par de Hendrick´s desvergonzando nuestras neuronas, me confesó que siempre, alguna vez, en algún momento, aunque sea una milésima de segundo, los hombres piensan en cómo sería ese maujer en la cama. Aturdida por ese descubrimiento, llevo varios días escuchando voces en mi cabeza y repeliendo miradas masculinas con mi escudo protector invisible. "Es cosa de la Naturaleza", me insistía mi amigo. "¿A vosotras no os pasa de vez en cuando?", me preguntó.

P.D.: Pues no. No creo que las mujeres vayamos por ahí imaginándonos, ni siquiera sin camisa, a los hombres con los que nos cruzamos. Lo siento, no solemos pensar en ellos desnudos, no nos pone. Nuestra sexualidad no es tan visual. Por eso los Playboy para chicas los acaban comprando gays.


alephgaia dice:

Pobre Carme Chaparro; aturdida por una confesión tan impresionante como esa. Sin duda ha sido toda una sorpresa para ella... escuchando voces en su cabeza, que casi se vuelve loca -pienso- Lo que ha debido de sufrir tras esa confesión siniestra y burda; repeliendo la mirada de los hombres, todos obsenos, salidos, primarios, simples... eso sí, con su "escudo protector invisible". Siempre es bueno ser una supermujer para defenderse de los primitivos varones.
Nótese cómo nuestra querida feminazi, fuente inagotable de ideas y recursos, Carme Chaparro hila finamente los primeros párrafos donde identifica su época de niña entre varones niños con conceptos y frases como: "me obligaron", "experta en técnicas de defensa", "mordicos y lagrimones". Y por contra cuando habla de su relación con las del sexo femenino emplea términos como: "Mis queridas hermanas", las cuales les prevenía insistentes de los chicos. ¡Qué malos son los chicos! ¡qué pobrecita era Carme!. Pero como buena supermujer, ella estaba a la altura de ellos pues corría en bici tan rápido como ellos, incluso casi les ganaba; pero eso sí, supo sustraerse de la perversión del tabaco, de ese vicio malsano que corrompe solo a los hombre.
Pero el colofón a todo esta sarta de ideas manipuladas y -vete tú a saber si mentiras- nos cuenta cómo su amigo de la infancia reconoció que él, en algún momento, imaginaba a toda mujer que se le cruzaba por el camino, desnuda o en la cama... quizás este chico necesite un psicólogo, pues soy chico y no me sucede esto. No sé a vosotros chicos que leeís esto. ¿Os llegáis a imaginar, por una milésima de segundo, a la primera mujer que se os cruza por el camino, metida en la cama con vosotros?. Pues Carme ha decidido que eso nos pasa a todos.
Carme, como mucho, nos imaginaremos eso si la mujer está, al menos, de buen ver, pero incluso así, puede que no nos recreemos en esa escena porque haya otras prioridades en ese momento.
Y... ¡por favor! ¿¿¡¡que las mujeres no os imagináis nunca a un hombre sin camisa porque eso no os pone??¡¡ ¿entonces, qué os pone?. Ahora cuéntame una de indios... -que se suele decir-.
No os ponen los hombres desnudos. Tenéis pues un gran problema. Quizás no se trate de un problema, sino que se trate simplemente de lesbianismo. Una tendencia más. Si no te ponen los hombres desnudos, prueba con las mujeres, quizás descubras algo que no sabías hasta entonces.
Y sé que existen muchas publicaciones gays, hechas para los gays, pensadas para los gays, y si compran el playboy para chicas, hacen muy bien, pero el playboy para chicas está pensado para las chicas, y son comprados por ellas, te pese o no te pese. No creo que el éxito de esta publicación editada en todo el mundo sea gracias a los gays del mundo.
Carme, desengáñate, las mujers no sois ángeles puros e inocentes bajados del cielo para reconstruir este mundo de mierda hecho por hombres. Sois tan humanas como nosotros. Os gusta el sexo, y os divertís con él. Os gustan los hombres (si no eres lesbiana) y os gusta verlos desnudos. Si no pregúntale a las compradoras de almanaques de bomberos, o a las admiradoras de Cristiano Ronaldo, o a las lectoras del Playboy para chicas...

Conclusión definitiva de Carme, "NO PUEDE EXITIR LA AMISTAD ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER"; la obsesión sexual del varón lo impide. ¡Pero qué malos somos los hombres! ¡Y qué primitivos!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres el mejor. Desde luego que la pobre Carme no puede compararse ni de lejos contigo. Yo una vez escuché decir a una mujer: "no he visto cosa más inútil que un hombre" pero no se me ocurrió ni de lejos asumir la pose victimista y generalista contra todas las mujeres que asume Carme Chaparro por...¡el comentario de un sólo varón! es increible. Hace falta ser simple. O tendenciosa. Uno sólo lo ha dicho, todos lo piensan. Yo trabajo en un entorno de mujeres, y si bien de vez en cuando una minoría me resultan atractivas, ruego a Dios me mantenga sin tener fantasías eróticas con el 99% de ellas. Y no por desmerecerlas, sino porque sencillamente no viene al caso. Y sobre lo de que las mujeres dan un escaso valor al atractivo físico no me lo creo. ¿Por qué entonces los espectáculos de striptease para mujeres? ¿Los sex simbols de poster con el torso desnudo etc.? Anda ya Carme, madura un poco, espabila y aprende como es el mundo, se menos amargada con los hombres, que seguro que a pesar de todo tienes pareja masculina, y si eres una hembrista admítelo, para que sepamos claro de que pie cojeas y porque nos resultas cada vez más repetitiva, predecible, simplona e inverosimil.

Anónimo dijo...

Además de una hembrista Carme Chaparro es una perfecta hipócrita.
En esta entrevista se explaya a placer describiéndose a si misma.

http://i39.tinypic.com/29ztobo.jpg

Reconoce fijarse en el vecinito tanto como los hombres se fijan en la vecinita. Le gusta que los hombres cuiden su ropa interior. Y lo más curioso, reconoce ser coqueta, es decir, le gusta presentarse como sexy, guapa o provocativa para despertar el deseo sexual masculino hacía su hembrista persona. Esto podría ser muy contradictorio comparado con su sorpresa cuando un hombre le confiesa que ha deseado acostarse con ella. Ella puede actuar induciendo este deseo y no pasa nada... pero si un hombre fantasea sexualmente con ella es algo que está fatal. Ella se fija en el vecinito, obviamente por el físico, a no ser que haya hablado alguna vez con él, cosa poco frecuente en las grandes ciudades, y si los hombres nos fijamos en la vecinita somos un serio problema para las relaciones entre hombre y mujer. Lo dicho. Todo un ejemplo de "morrazo" hembrista. Una verguenza de persona Doña Carme Chaparro. Rigor:0. Capacidad de análisis:0, necesidad de los hombres y mala voluntad enfermiza y tramposa hacía ellos: 100. Voy a mandar un mensaje a su revista para criticar estas posturas misándricas. No se puede consentir que una sexista como ella tenga la única palabra.

Anónimo dijo...

ME PARECE INDIGNANTE,QUE SE PUEDA TRAR ,ASI A UNA PERSONA(SEXO MASCULINO).CON ESE DESPRECIO,BAJO LA LLUVIA,FRIO,BARRO,A LA INTEMPERIE;Y ELLA RIENDOSE DE EL TOMANDO UN CALDITO CALENTITO O (UNA COPA).PARA PRESENTAR UNA PASTILLA NO HAY QUE RECURRIR A LA FILOSOFIA BARATA PARA PARA ¿LUCHAR CONTRA LA VIOLENCIA DE SEXO?PARA ESO ESTAN LAS LEYES..NO TODOS LOS HOMBRES SON MALOS.TAMPOCO LAS MUJERES..¿SE IMAGINAN UN ANUNCIO AL CONTRARIO?....VEO A TODAS LAS ASOCIACIONES DE FEMINISTAS Y PROGRES PROTESTANDO..IGUAL PARA TODOS...RETIREN ESE ESPOT. POR FAVOR..