miércoles, 26 de diciembre de 2012

¿Hay salida para todos?

Recientemente los medios de comunicación han presentado la campaña “Hay salida” en la que diferentes celebridades se han posicionado contra la violencia sufrida por las mujeres en la pareja afirmando que cuando una mujer es maltratada ellos mismos son maltratados. Como persona interesada por la igualdad quiero denunciar la tendenciosidad de las campañas oficiales contra la violencia de género, incluida ésta, ya que todas sin excepción defienden el mentiroso dogma hembrista de que el hombre es siempre el maltratador y la mujer siempre la víctima. Para nada vemos campañas en contra de las mujeres maltratadoras o de los malos tratos sufridos por los hombres, sea dentro de parejas homosexuales o heterosexuales. Ni contra las estadísticas sin ningún valor científico que calculan de un modo unilateral la violencia sufrida por las mujeres en la pareja, útiles no para esclarecer la verdad, como lo son las encuestas bilaterales basadas en los trabajos mucho más objetivos del sociólogo Murray Straus, las cuales arrojan tasas de maltrato psicológico y físico muy similares sufridos y ejercidos por ambos sexos, sino amañadas adrede para apoyar leyes anticonstitucionales, misándricas, ineficientes y favorecedoras de abusos y denuncias falsas como la LIVG , la cual permite condenar a un hombre por maltratador y aplicarle severísimas condenas en base a acciones que de haber sido cometidas por mujeres no pasarían de ser meras faltas. Esta campaña no es más que otro ejemplo de propaganda engañosa, encaminada a manipular las emociones que suscita el sufrimiento de unas víctimas mientras se oculta y potencia sin ningún escrúpulo ni humanidad el de otras, sometidas a su indiferencia o a los abusos del crimen de estado que las leyes hembristas suponen.


Gustavo Revilla

jueves, 22 de noviembre de 2012

Mujeres Víctimas de la Ley Contra la "Violencia de Género"

Con mujeres como estas, vuelvo a creer en el feminismo...

http://www.youtube.com/watch?v=zbl30aDHxzI


(Debido al tamaño del video os dejo la dirección del mismo)

La liberación femenina en el siglo XXI”.

Prado Esteban Diezma

Legislar Contra El Amor: La Ley De Violencia De Género Y La Construcción Del Estado Policial Y Totalitario

La ley de Violencia de Género de 2004 (en adelante LOVG) fue aprobada por unanimidad en un parlamento mayoritariamente masculino (solo el 36% de los parlamentarios eran mujeres). La anuencia general que ha tenido esta legislación expresa su importancia capital para el Estado y la sitúa en la misma categoría que las directrices fundamentales del sistema como lo es la Constitución de 1978.

Los datos de su aplicación son estremecedores: El 13% de la población reclusa son varones castigados por delitos tipificados en la ley, una parte importante de esos delitos, de ser cometidos por mujeres, tendrían la categoría de faltas y no conllevarían penas de cárcel. Durante los primeros cinco años de vida de la ley más de cien mil hombres han sufrido algún tipo de condena o medida penal. El gobierno considera que las cien mil denuncias anuales que se producen no representan sino la cuarta parte de las que se deberían poner (1) por lo que hay que calcular que si los varones encarcelados por violencia de género son nueve mil en este momento podrían llegar pronto a las treinta y seis mil, es decir, incrementaría la población reclusa en un 50% creándose auténticos campos de concentración. Por otro lado, la aplicación de esta norma no solo no ha resuelto el problema de la muerte de mujeres por sus parejas sino que las víctimas (2) han seguido aumentando, un crecimiento que es producto precisamente del enconamiento, el resentimiento y la hostilidad que la ley, la machacante propaganda de los medios y el sistema educativo, entre otras causas, genera en las relaciones de los sexos.

Tal normativa tiene efectos muy beneficiosos para la máquina estatal capitalista que azuza la discordia entre mujeres y hombres como pretexto para seguir ampliando el estado militar y policial y la judicialización de la vida social a la vez que ensaya procedimientos excepcionales para el control y dominación de la población civil como las pulseras de seguimiento y vigilancia y para la manipulación mental masiva a través de las medidas (judiciales o no) de reeducación como las que actualmente se llevan a cabo con los hombres para la creación de lo que llaman la “nueva masculinidad”.

Apropiándose del discurso de la emancipación y la liberación femenina el feminismo de Estado hace aceptable una legislación que es, en los hechos, un régimen de excepción, con juzgados especiales y aplicación del derecho penal del enemigo a una parte de la población a la que se impone la presunción de culpabilidad genérica. La aplicación de estas medidas justifica el crecimiento imparable de las diversas policías y la Guardia Civil que aumentan al ritmo del 5% anual (3) , con un porcentaje de mujeres que en el Centro de Formación de Policía de Ávila que es ya del 19% para la escala básica mientras en la escala ejecutiva son el 56% de los aspirantes, algunas féminas han llegado a lo más alto del poder policial y estatal como Elena Sánchez, secretaria general del CNI o Concepción de la Vega, jefa superior de policía en Canarias.

Pero lo que es un monstruoso crecimiento del Estado represivo se presenta con tintes progresistas y liberadores de defensa de los oprimidos (las mujeres) y restablecimiento de la justicia social, por lo que la policía ya no es vista como institución para la tortura y la brutalidad contra la gente común sino como una ONG de salvadores y salvadoras de débiles féminas. La LOVG, sin embargo, no es un caso único, forma parte del vasto plan de ampliación de los instrumentos de la violencia estatal llevada a cabo por los gobiernos de la socialdemocracia desde 2004 y que incluyen un conjunto de leyes y la reciente reforma del Código Penal.

Además cientos de miles de mujeres están hoy de forma creciente en diario contacto con los aparatos represivos, las continuas visitas a las comisarías o los cuartelillos de la Guardia Civil hace que se establezcan relaciones de dependencia y adhesión hacia estas instituciones, la simpatía con la que se ve a sus miembros y la intimidad que, en muchas ocasiones, genera la relación que se establece con ellos será usada por el aparato represivo para reclutar entre las féminas confidentes y colaboradoras y adoctrinarlas en la ideología de un nuevo fascismo basado en la exaltación de las instituciones del Estado y el odio irracional, que ahora se concreta en el aborrecimiento de los hombres pero que podrá ser sustituido por cualquier otro grupo social pues su carácter emocional e instintivo hace muy fácil su manipulación.

El sexismo, que es la esencia la LOVG, es una ideología de la misma naturaleza que el racismo pues es un esencialismo biológico. De la misma manera que los nazis usaron el sentimiento antijudío para constituir su base de masas instigando el odio irracional y alimentando el emocionalismo más exaltado, el prejuicio androfóbico está siendo utilizado hoy por el poder con la misma función. Esta doctrina y los hábitos y pautas de conducta que el aleccionamiento incesante y la aplicación de las leyes llamadas de discriminación positiva crean en las mujeres harán renacer las filosofías y las organizaciones de corte fascista que, en muchos casos, tendrán rostro femenino (4) . Por este motivo entre las fuentes de las que se nutre el feminismo de Estado se encuentran corrientes que han sido inicuamente calificadas de antisistema como el movimiento SCUM que ya desde su propio nombre (sus siglas significan Sociedad para el Exterminio del Hombre) es un alegato fascista.

Con ser la represión el aspecto más llamativo no es el único, ni el más importante elemento inquietante de una ley que pretende transformar de forma radical e irrevocable las ideas, conductas y pautas culturales que han organizado históricamente los vínculos entre mujeres y hombres. En primer lugar define todas las relaciones entre los sexos como relaciones de poder y de dominio afirmando que, desde tiempos inmemoriales, los hombres han abusado de las mujeres (5) y utilizado la agresión contra ellas por el lugar privilegiado que ocupan en la sociedad. Afirman, asimismo, que la violencia de los varones hacia las féminas es estructural, es decir, se produce por el hecho de ser mujeres y no tiene una causa concreta. Paradójicamente los hombres solo son opresores para las mujeres cuando tienen lazos afectivo-sexuales con ellas pero no cuando son empresarios, gobernantes, policías, jueces, gerifaltes mediáticos u otros con poder; de lo que cabe deducir que no es una ley contra los hombres sin más sino contra las relaciones afectivo-sexuales, los vínculos y las instituciones naturales de convivencia. Resulta sorprendente que esta descabellada e insensata argumentación haya calado de forma tan rotunda en una parte significativa del cuerpo social.

Con tales discursos se alienta en muchas mujeres una ideología victimista, que reclama el derecho a ser débil a la vez que cultiva el rencor y el resentimiento más áspero hacia los varones, un rechazo irracional que anula las capacidades reflexivas e intelectivas en las féminas que lo sostienen y que provoca actitudes y sentimientos de agravio y de inferioridad y una agresiva ferocidad hacia el otro sexo. De hecho la ley al establecer la especial vulnerabilidad de las mujeres, su necesidad de excepcional protección hace gala de un machismo mostrenco pues sustituye la tutela marital que establecía el Código Civil de 1889 por la del Estado y sus instituciones y funcionarios, fundando de esta manera un neo-patriarcado estatal, que no solo las “ampara”, sino que hace recaer en ellas privilegios y ventajas innegables a cambio de la obligación de guardarle obediencia y servirle en todo. No podemos descartar, no obstante, que en un futuro próximo se incite la aparición de nuevas corrientes misóginas y machistas que expandan la llama de la discordia y la escisión.

La psicosis colectiva que los medios de adoctrinamiento y manipulación mental han conseguido crear con el argumento de la violencia de género ignora que no es el sexo el agente principal de la violencia en la sociedad, y oculta el aterrador crecimiento del enfrentamiento, las agresiones y los crímenes en el seno de la comunidad de los iguales. Muchos adolescentes (varones y mujeres por igual) maltratan a sus familias, especialmente a sus madres -que aunque son mujeres no son defendidas especialmente por las instituciones estatales-. Muchos ancianos, mayormente ancianas, pues son más longevas, sufren abandono y agresión física y emocional por sus allegados o sus cuidadores o cuidadoras. Innumerables niños y niñas pequeños padecen la falta de cariño y de cuidados de unas madres y padres que no les entienden ni les aman. Los actos de violencia y crueldad protagonizados por mujeres han crecido de forma horripilante en los últimos años. Todo ello es inducido por el Estado a través de la manipulación de las conciencias que lleva a cabo la industria de la cultura, el cine, el sistema educativo etc. y la creación de hábitos y conductas anti-convivenciales que genera (entre otros mecanismos) la legislación, que normativiza los procesos y prácticas que antes se producían en el seno de la comunidad y al margen de las instituciones por el acuerdo entre pares y a través de la colaboración y el entendimiento.

La incapacidad de la sociedad civil para enfrentarse con tan descomunal hecatombe de las costumbres permite que el poder tiránico del Estado se presente como salvador aportando lo que le es más propio, la organización de la violencia institucionalizada. Quebrados los lazos interhumanos, la policía y los ejércitos aparecen como garantes de la civilización haciendo buena la profecía hobbessiana sobre que somos fieras y depredadores por naturaleza (6).

La influencia de las leyes en la convivencia social y la cosmovisión y hábitos de los individuos no ha de ser menospreciada pues el cuerpo legal del sistema lejos de ser consecuencia de la realidad social es, más a menudo, causa de esa misma realidad que es previamente buscada por los legisladores, así sucede con la LOVG que está consiguiendo la destrucción de lo poco que quedaba de las instituciones naturales de vida social, a saber, los vínculos afectivos-sexuales y las relaciones familiares de convivencia y parentesco pues si los de abajo están divididos, o mejor aún, atomizados, el sistema de dominación se fortalecerá de manera colosal. Una sociedad unida, estructurada, dotada de cultura, y capacidad para vivir en común, con posibilidad de proveerse de fines elegidos y aspiraciones compartidas es un duro enemigo del Estado que queda así muy disminuido en sus prerrogativas y posibilidades de acción.

Por ello la segregación es el camino para el triunfo del absolutismo estatal, primero se separó a los jóvenes de los adultos, luego a los niños de los mayores, a los ancianos de la sociedad en general y finalmente a los hombres de las mujeres, de esta manera todos, aislados y solitarios, disminuidos, irresponsables y entontecidos por la falta de experiencia social, pueden ser mejor sometidos y dominados por las instituciones del poder.

Si el patriarcado del pasado se basó en la familia y el control de las relaciones que en ella se establecen –un sometimiento que siempre fue parcial y limitado- el actual se fundará sobre la destrucción de todas las instituciones naturales de convivencia, en la creación de un individuo, ya no plenamente humano, por la pérdida de la mayor parte de las capacidades de relación íntima y afectiva con sus iguales, en ello tendrá un papel fundamental el odio sexista introducido por el feminismo de Estado que aspira a la destrucción de los valores y capacidades positivas que conservan los sujetos y, en especial las mujeres y que nos convertirá, si no lo remediamos, en seres solitarios y egoístas, ajenos a la moral y el recto obrar en nuestra vida pública y privada, empobrecidas de práctica mental reflexiva y, en general, de vida psíquica y espiritual alguna, ajenas al amor y a las necesidades humanas auténticas.

Resulta incoherente que cierto “radicalismo”, que se llama a sí mismo antisistema, ejerza de vocero de las consignas del poder jaleando el desencuentro entre mujeres y hombres, definiendo a todos los varones como agresores en potencia, y señalando como maltrato, no las acciones que lo son objetivamente, sino incluso los actos más inocentes y triviales (7) creando con ello un auténtico campo de Agramante donde el desorden y la discordia se imponen, con ello se sitúan de nuevo a las órdenes de la socialdemocracia que los usa como mano de obra en sus proyectos. Debemos ser conscientes de que mientras siga atizándose la pugna entre los sexos, la agresión, la violencia y el crimen de odio seguirán creciendo sin remedio. Las relaciones entre las mujeres y los hombres tienen que fundarse en la simpatía, el afecto, la fraternidad y el amor, no en el miedo, la incomprensión y el desconocimiento y la fobia pues solo unidos se puede hacer frente al sistema de dominación.

A MODO DE RESUMEN:

1. La violencia entre los sexos es completamente rechazable pero, al contrario de lo que dice el feminismo de Estado no resulta de un solo factor –la cultura machista y el patriarcado- sino de dos, a saber, la trágica naturaleza de la condición humana que nos convierte en fieras en ciertas circunstancias y la acción de la máquina estatal capitalista que a través de la ley y la manipulación de las conciencias divide, enfrenta y fragmenta la sociedad civil para aumentar su poder, siendo este segundo el agente decisivo en el momento actual.

2. No es admisible que quienes dicen oponerse al poder establecido defiendan la LOVG o, sin mencionarla sustenten sus concepciones sexistas y androfóbicas y alienten la guerra de los sexos.

3. Debe denunciarse la LOVG como una ley que proyecta el Estado policial y la represión indiscriminada contra la población y además impone la intervención del poder en la vida íntima de los individuos.

4. Debe condenarse asimismo su función “educativa” para imponer a la sociedad los disvalores del odio, el egoísmo y la inmoralidad, su carácter machista y neopatriarcal pues presenta a las mujeres como seres incompetentes y nos pone bajo la tutela del Estado. Las mujeres debemos oponernos de forma contundente a esas medidas que supuestamente nos protegen.

5. Condenar y criticar la ley no es suficiente, es necesario bregar por el renacimiento de los saberes, las conductas, las prácticas, los hábitos y las instituciones que rigen la convivencia entre iguales.

6. Las mujeres y los hombres tienen que rescatar las habilidades, los instrumentos y capacidades para elegirse y convivir recuperando el amor como vínculo sublime y excepcional y el sexo como potencia unitiva de enorme valor. Las relaciones íntimas entre las personas deben dejar de ser intervenidas por el Estado y tenemos que aspirar a que lleguen a ser ajenas a cualquier intromisión política.

NOTAS:
(1) Lo que se producirá sin duda por la propia acción de las instituciones que promocionan las denuncias ofreciendo ventajas y subvenciones económicas nada despreciables a las mujeres que las ponen lo que se traduce en un incremento imparable de las acusaciones falsas que afectan a miles de hombres inocentes.

(2) Aumentan las mujeres muertas por sus parejas, también se incrementan de forma continuada el número de hombres asesinados por sus compañeras pero esas cifras son ocultadas por las estadísticas oficiales desde el año 2006, al igual que el número de suicidios que se producen entre varones inmersos en procesos conflictivos de separación.

(3) Sin contar el crecimiento de las empresas privadas de seguridad hacia las que se trasladan una parte de las tareas relacionadas con las órdenes de protección a mujeres.

(4) Tal situación no es insólita hoy en día, pues, por ejemplo, el Movimiento por una Hungría Mejor, de orientación neo-nazi, racista y ultranacionalista, tiene entre sus cabecillas una mujer, Krisztina Morvai, que fue miembro del Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer en la ONU. Esta formación política posee una milicia paramilitar, llamada “Guardia Húngara” acusada de perpetrar asesinatos de gitanos y hostigar a la comunidad judía del país.

(5) Así se dice en la exposición de motivos de la ley apoyándose en la declaración de la Conferencia Mundial de Mujeres de Pekín de 1995, en la que se define el concepto de violencia de género.

(6) Hannah Arendt entiende bien que no es la naturaleza humana sino la del artefacto estatal el que alimenta el odio entre iguales y explica, citando a Maquiavelo, que el triunfo de la razón de Estado es la que exige que los seres humanos sean adoctrinados en la maldad. Para su crecimiento el aparato de fuerza de los poderosos ha de sembrar en el cuerpo social el veneno de la discordia.

(7) En “Estado de wonder bra. Entretejiendo narraciones feministas sobre las violencias de género” se defiende incluso la propia LOVG como un triunfo de las mujeres y se elogia la acción de la socialdemocracia de forma directa, en otras ocasiones se ha hecho una denuncia de la ley por no ser suficientemente dura y obligar a las mujeres a presentar alguna demostración del maltrato (presupone este planteamiento que ninguna mujer hará un uso perverso de tal prerrogativa, situándonos con ello, no en el mundo de los seres humanos sino en el de los ángeles). Se ha llegado, de la mano de ciertas teorías, a un grado de subjetivismo y arbitrariedad peligroso como plantear que hay agresión siempre que una mujer se “siente agredida” , con tales argumentos se nos expulsa a las mujeres del espacio común de la objetividad, la justicia, el buen sentido, el juicio recto y reflexivo degradándonos a un obrar pueril que hace del capricho y el desatino la medida de todas las cosas.

(Texto presentado en las jornadas antimilitaristas del 18 y 19 de junio en el local Magdalena, publicado por la revista “Esfuerzo”, incluído en el folleto “¿Con el Estado o contra el Estado? La liberación femenina en el siglo XXI”.

Prado Esteban Diezma

pradoesteban@hotmail.com

http://prdlibre.blogspot.com

Ponencia crítica sobre la ley de violencia de género y su cariz fascistizante y que pone al descubierto muy valientemente la complicidad en ello del feminismo de Estado. Isabel Mª Marín es abogada del SOJP de Sevilla.



Publicidad Subliminal Antivarón.

Esta vez Perfumes Paco Rabanne.

Este es el desarrollo del spot publicitario de esta marca de perfumes; algo así como el script:

1- Ella elige, con un chasquido -elemento mágico y de poder-, un coche deportivo potente que le confiere y denota en ella libertad, poder, confianza, seguridad en sí misma...
2- Con otro chasquido elige el vestuario apropiado para conducirlo. Referencias a la película Thelma y Louis, la cual evoca liberación.
3- Con un nuevo chasquido aparece un hombre atractivo en su coche.
4- Ahora es él el que utiliza el "chasquido mágico" -El sonido del chasquido de él es bastante más FLOJO Y BAJO que los de ella:  ¿por qué?- y se sitúa en la conducción del vehículo. Forma simbólica de querer "conducir" la vida de ella.
5- Ella por supuesto no se dejará conducir y con otro chasquido le quita "el control del vehículo" con el consiguiente enfado de él.
6- Nuevo chasquido y desaparece él siendo sustituido por un perro. Ella prefiere un perro como compañía a la de él, a la de un hombre.
7- Finalmente aparece él dando otro "chasquido menos potente que los de ella", en la parte de atrás del automóvil. En la parte "trasera de la conductora" como una presencia que no puede quitarse de encima. Pero al menos va detrás de ella. En una posición bastante incómoda e inestable.

video


El esperpéntico caso del juez Serrano: Por Carlos Herrera



Imprimir Sin necesidad de ser un jurista de baja intensidad, cualquiera que analice el caso del juez Francisco Serrano se da cuenta de que se encuentra ante un caso de exageración penal, por no decir de manifiesta injusticia. Dicho togado prolongó por un día la custodia paterna de un muchacho para que este pudiera acudir a la Estación de Penitencia de su hermandad de la Madrugada sevillana, tal y como era su deseo debidamente manifestado. Cuando menos, puede considerarse un error de procedimiento, pero poco más. Al juez en cuestión, por haber tomado dicha decisión, siempre discutible, le han inhabilitado por diez años amén de cargarle con las correspondientes sanciones económicas. Tiene su explicación.


Francisco Serrano es una suerte de hereje. Es, como parece, un hombre de principios concretos en quien la Escuela Británica de Diplomacia jamás confiaría una clase magistral para sus licenciados. Pero es un hombre libre, víctima del Pensamiento Único y de diversos fanatismos, que lleva años luchando en beneficio de las mujeres maltratadas antes de que existieran las leyes zapateriles de violencia de género y otras hierbas, esas que consideran que el hombre siempre es el violento y que, si lo es la mujer, es por autodefensa explicable. Ya se sabe que dichas disposiciones legales consideran que la gravedad de un acto cometido no lo aporta el contenido del mismo, sino la pertenencia al género masculino. Rebelde ante muchas de esas disposiciones, Serrano ha sufrido persecución, difamación, desprestigio y no pocas embestidas por su terca discrepancia de la teoría comúnmente aceptada de que el hombre siempre es culpable por el principio elemental de las cosas. En una sentencia, que más que una sentencia es una golfada, ha sido víctima de la corrección política. Dicha decisión no resiste la justicia comparada: si a Serrano le han apartado diez años de su carrera judicial por conceder un día más de custodia a un padre ante una madre intransigente, habría que preguntarse qué habría que haber hecho con otros jueces míticos de la progresía por haber tomado decisiones mucho más trascendentales en el discurrir de la justicia. No hace falta dar nombres.

En el Supremo se produjo el esperpento. Un abogado melodramático y extemporáneo y una madre milimétricamente dedicada a la persecución de su antiguo cónyuge consiguieron convencer a unos jueces -de comportamiento algo bovino y lanar- de que se había cometido una conspiración criminal para destrozar a una progenitora B. De no haber sido una cofradía de Semana Santa y de padre a madre, el caso no hubiera obtenido registros semejantes al disparate, en el que el mismo ponente que defendía una cosa en otro proceso bien conocido defendía lo contrario en el presente. Repito: se trata de un día más de custodia a un padre, nada más. No ha excarcelado a narcotraficantes, no ha sido sobornado por delincuentes, no ha abierto causas generales que no le corresponden, no ha grabado conversaciones privadas de abogados. Solo ha permitido que un niño saliera de paje en una cofradía, tal y como era su deseo. Eso se salda con diez años de inhabilitación.

Serrano ha escrito un libro. Se titula La dictadura de género (Almuzara, 2012) y en él da debida cuenta de cada detalle de este caso surrealista, demencial y esperpéntico, en el que relata no pocos fundamentos de la diferencia elemental entre el feminismo y la ideología de género. Lo primero es un movimiento histórico y espontáneo en busca de la igualdad y la justicia, en el que han volcado su esfuerzo millones de mujeres y no pocos hombres, y lo segundo es un intento no espontáneo y sí político concebido independientemente de la realidad y estructurado como un sistema cerrado de ideas. No es un libro políticamente correcto. Advierto a pusilánimes y a abandonistas. No incurre en cursilerías de lenguaje ni en conceptos timoratos. Es el relato de un hombre que puede haberse equivocado, como todos, pero que siempre ha procurado ser justo. Y que se rebela ante el hecho de que cuando un hombre es declarado inocente lo sea, básicamente, por no haberse podido probar su culpabilidad.No le gustará a muchas sectas de comportamiento cínico. Pero alerta a muchas conciencias de lo que se sigue cociendo en el apasionante mundo de la Justicia acomodada a las dictaduras de pensamiento correcto.

Carlos Herrera.

La Dictadura de Género

CNA LITERATURA.-”La dictadura de género es el título del nuevo ensayo que acaba de publicar la editorial Almuzara, obra del exmagistrado y ahora abogado de familia, Francisco Serrano, quien recientemente ha sido protagonista de un proceso judicial cuya sentencia ha dictaminado su inhabilitación como juez durante diez años, tras haber sido condenado por prevaricación al cambiar el régimen de visitas de un niño que deseaba salir en una cofradía durante la Semana Santa de Sevilla.


Según Serrano, “este libro quiere ser una denuncia pública sobre las políticas de igualdad y de violencia de género, y, lo que es peor, de su reflejo legislativo en leyes que pueden estar siendo dramáticamente perniciosas para su objetivo fundamental: la Justicia y la Igualdad”.
Según su editorial:

Lleva algunos años denunciando las aberraciones que está produciendo la dictadura de género implantada por un sector de la progresía e impulsada por la mano poderosa de algunos grupos políticos y de presión. Y no duda en enfrentarse a ellos desde el conocimiento y la experiencia que le ha permitido ser testigo de numerosos casos de injusticia a la que se le ha sometido al hombre al aplicar La Ley de Violencia de Género.

Almuzara señala que como dato curioso “cabe reseñar la adhesión de numerosas mujeres a las tesis de Serrano que padecen en sus propias carnes la humillación a la que someten a su pareja, hijos y nietos sus antiguas compañeras”. “La mujer es la principal engañada por la dictadura de género, que termina reconociéndola inferior en la relación de pareja, y ha dejado de estar bajo la tutela del marido para estar bajo la del Estado”, argumenta Serrano.

En este ensayo el autor se enfrenta con hechos contrastados a las instancias políticas y judiciales que promueven dichas leyes de género. Confiesa haberse sentido perseguido desde que en 2009, Inmaculada Montalbán, vocal del Consejo General del Poder Judicial y presidenta de su Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, “dijo que yo no podría seguir siendo juez por unas declaraciones que hice en el ejercicio de mi libertad de expresión, contrarias a la ley integral contra la violencia de género”, comenta el exmagistrado quien reconoce que prefiere ser “un abogado libre a un juez con miedo”.

El exjuez Serrano tiene tras de sí una larga e innovadora carrera judicial en el ámbito de lo familiar. Ha sido pionero en España en el uso de medidas de conciliación familiar para solucionar los conflictos inherentes al divorcio y a la custodia de los hijos. También recorre en este libro, de primera mano, todo lo que ha rodeado su caso y los avatares de un juez castigado por su incorrección política.

Francisco Serrano ingresó en la carrera judicial en 1990 y hasta hace poco Magistrado del Juzgado de 1ª Instancia, Familia, nº 7 de Sevilla y fiscal en excedencia. Es profesor y ponente sobre derechos de familia, protección de menores y orientación y mediación familiar. Director y coordinador y ponente habitual en jornadas de derecho de familia organizadas por el Consejo General del Poder Judicial, además de en las universidades de Barcelona, Madrid y Sevilla.
Es miembro del grupo-comisión de trabajo de familia constituido en el Consejo General del Poder Judicial. Ha impartido numerosas conferencias, cursos y jornadas sobre Derecho de Familia, Ley Orgánica de Protección del Menor, violencia domestica y mediación familiar, en todo el ámbito nacional. Tiene numerosas publicaciones en órganos profesionales de judicatura y abogacía. También colabora sobre estos temas en diversos medios de comunicación. En 2009 publicó en Almuzara Un divorcio sin traumas.


http://www.canalnoticiasandalucia.com/la-dictadura-de-genero-el-libro-denuncia-del-ex-juez-francisco-serrano/

sábado, 29 de septiembre de 2012

Lo que la Señora Becerril tendría que saber.

Por Gustavo Revilla.

Recientemente, y a raíz de los asaltos a dos supermercados por parte de varios integrantes del Sindicato de Trabajadores Andaluz inspirados por el alcalde de Marinaleda, Señor Juan Manuel Sánchez Gordillo, la Defensora del Pueblo, Señora Soledad Becerril, ha hecho declaraciones de un carácter remarcadamente sexista e ideológico al afirmar que estos hechos podrían calificarse como “robo con violencia hacía las mujeres” o que si de haber habido cajeros de 1.90 y 90 kilos de peso los asaltantes “no habrían actuado así.”

Lo que la Señora Becerril como Defensora del Pueblo debería saber es que la mayor talla, corpulencia y fuerza física que por naturaleza suelen tener los hombres en comparación con las mujeres no es generalmente una protección frente a la violencia. Por el contrario, la mayor parte de agresiones y muertes violentas las sufren los hombres, en todos los países independientemente de que nos encontremos en un entorno bélico.

Según la UNODC (Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito) en su primer Estudio Global sobre el Homicidio, publicado en el año 2011, estableciendo una media mundial los hombres se enfrentan a un riesgo mucho mayor de muerte violenta (11,9 por 100.000) que las mujeres (2,6 por 100.000).

http://www.unodc.org/mexicoandcentralamerica/es/webstories/2011/estudio-unodc-homicidio.html

Otro estudio de carácter internacional realizado por la Secretaría de la Declaración de Ginebra en el año 2011, el informe sobre “La Carga Global de la Violencia Armada”, da valores mundiales de violencia mucho más elevados para los hombres que para las mujeres, con un 87% de hombres víctimas de muerte violenta frente a un considerablemente inferior 13% de víctimas de sexo femenino.

http://www.aceprensa.com/articles/nueve-de-cada-diez-muertes-violentas-tienen-que-ver-con-el-crimen/

Al margen de lo fuertes que sean, precisamente por su mayor fuerza se les tiene menos compasión y se les trata con más agresividad y odio que a las mujeres*, como demuestran estas estadísticas mucho más veraces que las opiniones de la poco documentada sobre este tema Señora Becerril. La realidad es justo la contraria de la que ella defiende, una grave equivocación que no trascendería en una irrelevante conversación de cafetería, peluquería o taberna, pero que es una prueba de ignorancia, tendenciosidad feminista y escaso interés en hacer bien su trabajo cuando la emite un cargo público. Efectivamente, si la Defensora del Pueblo no sabe cual es el perfil que más se corresponde con un determinado abuso ¿Cómo va a defender a las víctimas correctamente?

De hecho, en nuestro país muchos crímenes violentos graves son también sufridos mayoritariamente por los hombres. Según los datos del Anuario Estadístico 2006 del Ministerio del Interior, presente en el siguiente link:

http://www.interior.gob.es/file/53/53106/53106.pdf

En su tabla 45 titulada víctimas, Pág. 292 concretamente, se indica que los varones víctimas de robo con violencia e intimidación fueron 41760, los de asesinato 52, los de lesiones 10913 y los de homicidio doloso 897, frente a 33570, 38, 6479 y 263 mujeres respectivamente. Unas cifras nada desdeñables referidas al grado de delincuencia que los hombres de nuestro país padecemos, y que en todos los campos mencionados superan a las sufridas por mujeres. **

En lo referido a la violencia doméstica es difícil rastrear en un país hembrista como es España la cantidad de maltrato que los hombres sufren a manos de sus parejas femeninas. De hecho los estudios claramente sesgados que el Instituto de la Mujer realiza sobre el tema no permiten avanzar en este punto, ya que las estadísticas carentes de cualquier valor científico que esta institución realiza periódicamente bajo el sonoro nombre de “Macroencuesta de Violencia de Género” o similares, excluyen a priori la consideración de los hombres como víctimas de esta violencia, parten de una concepción unilateral de la misma y valoran sólo el grado de maltrato físico o psicológico sufrido por las mujeres. Pero otros estudios más avanzados, cuyo análisis de la violencia doméstica es más objetivo al considerarla bilateral y simétrica, es decir, considerar que tanto los hombres como las mujeres pueden asumir el rol de víctimas o victimarios, arrojan datos bastante igualados sobre el grado de violencia tanto física como psicológica sufrida y ejercida en la pareja por ambos sexos. El excelente trabajo del autor Javier Álvarez Deca titulado “La Violencia en la Pareja: Bidireccional y Simétrica” publicado por la editorial Visión Libros en el año 2009 ofrece luz en este punto de un modo magistral, al hacer un análisis pormenorizado de 230 estudios internacionales en los que se concluye que hombres y mujeres sufren grados de violencia física y psicológica muy similares en el seno de la pareja. Un trabajo valioso, riguroso y neutral que por superar y contradecir los mentirosos dogmas del feminismo de género necesariamente debe ser soslayado por nuestras instituciones y cargos hembristas.

Como vemos el hecho de ser un hombre no excluye en nuestra sociedad el riesgo de ser agredido, las estadísticas lo demuestran, aunque a las ultrafeministas les guste dar a entender lo contrario. Si hubiese habido un cajero masculino que se hubiese enfrentado a los manifestantes lo más probable es que de ser necesario en vez de sufrir empujones hubiese recibido como mínimo un puñetazo.

Otro tópico que la sexista señora Becerril emplea es la imagen desproporcionada de las medidas de los hombres, cuando en realidad son pocos los varones de 1,90 y 90 kilos de peso, y buena parte de los asaltantes del supermercado eran hombres también, que hubiesen estado bastante igualados en fortaleza y corpulencia con los hombres de corpulencia normal*** que podrían trabajar en el supermercado, de no ser porque los trabajos de cajera han sido desde siempre más dados a mujeres, como casi todos los empleos propios del sector terciario. De hecho actualmente son los hombres jóvenes quienes más dificultades tienen a la hora de encontrar un puesto de trabajo. Durante los últimos años más del 70% de los nuevos contratos han sido dados a mujeres, merced al auge del sector servicios dentro del mundo laboral y la preferencia que en este sector se tiene por la contratación femenina. En el número 186 de la revista Muy Interesante, de noviembre de 1996, entre las conclusiones del artículo “Mujeres el sexo más fuerte” se mencionan las opiniones de varios expertos, principalmente las del sociólogo William Wilson, según los cuales la desaparición de los puestos de trabajo mayoritariamente masculinos y el auge de los femeninos darán lugar en el futuro próximo a una mayor tasa de desempleo y marginalidad para los varones. Según William Wilson el hombre parado tiene menos posibilidades de adaptarse a nuestra sociedad que la mujer desempleada ya que dentro de las parejas heterosexuales –las típicas según el actual modelo social- le es mucho más difícil encontrar apoyo mediante el matrimonio a un hombre sin trabajo que a una mujer. En este artículo, y a colación de lo mencionado más arriba, se cita también que los crímenes violentos afectan al triple de hombres que de mujeres.

Estas discriminaciones contra los hombres justifican que hubiese casi todo cajeras trabajando en el momento del robo, ya que esta es una categoría profesional en la que se privilegia a las mujeres. Los hombres jóvenes están teniendo tantas dificultades para encontrar empleo que en muchas ocasiones acuden a los puestos de trabajo con mayor siniestrabilidad laboral-tradicionalmente masculinos- por causa de la pura supervivencia económica. Esto se traduce en la perpetuación de una discriminación de género de la que la Señora Becerril no nos hablará jamás: la mayor mortandad laboral reservada por la sociedad al sexo masculino.

Durante la celebración del Día Internacional por la Salud Laboral del año 2011 múltiples sindicatos, asociaciones y partidos políticos denunciaron que la precariedad «amenaza con empeorar más la salud laboral de las personas jóvenes». Los datos señalaban que las personas entre 16 y 35 años eran las que más posibilidades tenían de sufrir accidentes laborales, y que este colectivo había padecido el 40% de los siniestros laborales durante el 2009.

http://www.gara.net/paperezkoa/20110427/262379/es/Los-jovenes-entre-16-35-anos-sufren-40-accidentes-laborales?Hizk=fr

Lo que no advertían ni nuestros sindicatos ni nuestras instituciones es que la inmensa mayoría de las “personas” (¿Por qué será que cuando los hombres somos los más discriminados los medios de comunicación no suelen hacer referencia al sexo de las víctimas?) de ese rango de edad que sufrían los siniestros eran hombres jóvenes, ya que cerca del 95% de los accidentes laborales graves o mortales son sufridos por varones.

Por lo demás, incluso si los cajeros presentes en el supermercado hubiesen sido más grandes y fuertes que la media de los asaltantes ¿implicaría esto que debieran utilizar su mayor corpulencia para enfrentarse físicamente con ellos? Una vez más un tópico sexista sirve, como no, para añadir más discriminaciones a los hombres, aunque curiosamente, este tópico también haya sido desmentido en otras ocasiones por las mismas feministas. Esto nos acerca a otra actitud absurda secundada por el feminismo en general, a saber, el oportunismo vergonzoso con que la feminista media interpreta las mismas realidades según el interés del momento. Me refiero en este caso a la mayor fuerza física del hombre normal comparada con la de la mujer normal. ¿Es una ventaja para los hombres? No, no lo es, ya que las mujeres son-según el feminismo-capaces de hacer cualquier trabajo que realicen los hombres, incluyendo los que requieran un grado considerable de fuerza física, hasta tal punto que si las mujeres desean ser bomberas o policías, en muchos países occidentales se las permite pasar las pruebas físicas para acceder a estas profesiones con resultados inferiores de los exigidos a los hombres. En esta misma línea varias asociaciones feministas han solicitado recientemente en Madrid que las pruebas físicas para las mujeres candidatas a bombero sean más leves que las exigidas a los hombres, ante la intención del vicealcalde de esta ciudad, Sr. Manuel Cobo, de exigir un mínimo idéntico para los dos sexos.

http://www.topformacion.com/noticias/polemica-con-el-baremo-en-las-oposiciones-bombero-de-madrid-n219

Como en este caso el propósito es favorecer la incorporación de la mujer al trabajo no puede reconocerse que la mayor fuerza física de los hombres sea una ventaja, con lo cual las mujeres, según las feministas y hasta aquí, no están en desventaja en este punto. De una forma u otra e incluso con peores resultados en las pruebas físicas podrán hacer el trabajo igual de bien que los hombres, aunque sea un trabajo que requiera precisamente muy buenas condiciones físicas.

Pero en el caso de los robos en los supermercados el propósito es distinto. El propósito es victimizar en exclusiva la figura femenina para seguir potenciando la imagen de discriminadas de la que tanto rédito obtienen las feministas. Y en este caso, ahora sí, la mayor corpulencia del hombre sí es una desventaja para las mujeres, por eso ellas son más víctimas, se las trata peor-según el mentiroso feminismo, aunque las estadísticas demuestren lo contrario- y en consecuencia, el hecho de que una de las cajeras fuese empujada y se produjese un tumulto en el momento del robo con actitudes intimidatorias por parte de los manifestantes, se convierte gracias a la manipulación ideológica en “un robo con violencia hacia las mujeres”. Y esta clase de trampas dialécticas son dañinas, ya que constituyen la materia prima con la que las feministas distorsionan impunemente la información para engañar a la sociedad, y a partir de ahí promulgar leyes injustas o crear instituciones que discriminen todavía más a los hombres.

Un análisis centrado exclusivamente en destacar dentro del colectivo de víctimas a las de sexo femenino constituye un trato preferente con este sexo, y ayuda a generar un alarmismo social cuyo resultado permite intensificar sin demasiado rechazo popular normativas injustas, como las leyes de género nacidas del feminismo radical. Un ejemplo lo vemos en la siguiente ampliación de la Ley Integral contra la Violencia de Género, permitiendo su aplicación fuera del contexto de la relación de pareja y favoreciendo que ante cualquier conflicto entre un hombre y una mujer el hombre pueda ser fácilmente criminalizado. Por estos motivos la frase “robo con violencia hacia las mujeres” no es una observación ingenua, al revés: precisamente por incluir la coletilla “hacia las mujeres” es la esencia de la visión política y social de la que nacen leyes discriminatorias.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/06/09/impago-pensiones-sera-considerado-violencia-genero/911695.html

Si la señora Becerril fuese una Defensora del Pueblo igualitaria no habría añadido la coletilla “robo con violencia hacía las mujeres”, no habría hecho un sesgo sexista para remarcar el sufrimiento de uno de los dos grupos sexuales, tendría a ambos en la misma consideración. Hubiese dicho robo con violencia a secas y eso demostraría que piensa en las personas, que no actúa guiada por el egoísmo característico de la agenda hembrista.

O como alternativa también válida, la habríamos escuchado emplear en otras ocasiones términos como “accidentabilidad laboral contra los hombres”, “legislación injusta en contra de los hombres” “discriminación de género antivarón” amén de un largo etc. de declaraciones afines que implicarían que la Señora Becerril también está sensibilizada con las discriminaciones de género que la sociedad ocasiona a la otra mitad de la humanidad, la dotada de genitales externos, la que es diferente de la suya y que a ella le da igual.

En esencia poseía dos vías para demostrar no ser una hembrista: o matizar las discriminaciones sufridas por ambos sexos, o no aplicar ninguna clase de especificación sexual y enfocar sus críticas sin salir del concepto personas. Lo que no puede aceptarse es plantear un análisis asimétrico y ventajista, clamoroso con las dificultades de las mujeres y ciego y mudo ante las de los hombres. Esto es diferenciar personas de primera y segunda categoría según su sexo.

Pero la Señora Soledad Becerril prefiere la opción discriminatoria porque es mucho más sensible al perjuicio que sufren las mujeres. Detecta los casos en los que la víctima es femenina con gran precisión, pero curiosamente no capta el sexo de la mayoría de las víctimas cuando estas son varones. Cabe pensar si no será totalmente insensible al concepto de que los hombres puedan sufrir discriminaciones de género masculinas. Puede que sólo nos considere como privilegiados, a pesar de la multitud de datos que demuestran que en muchos casos la sociedad nos da a los hombres la peor parte.
Que exagerada e hipócrita resulta ahora su afirmación, realizada al tomar posesión de su cargo, de que ella sería la Defensora del Pueblo de todos los españoles. Sí, Señora Becerril, pero las mujeres siempre por delante y los hombres como grupo sexual carecen de significado ¿verdad? Y eso está bien porque esa es la única “igualdad” que a Ud. le interesa.

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1313573/soledad/becerril/destaca/rigor/e/independencia/la/institucion.html

Siendo así, como demuestra la inmediatez con la que ha añadido la parcialidad femicéntrica en su valoración del asalto a los supermercados, ella forma parte del Status Quo hembrista en el que vivimos, altamente extendido entre nuestras instituciones y dirigentes. Por eso tenemos que presionar para que la hembrista Señora Becerril abandone su cargo, dejándolo libre para que puedan ocuparlo personas dotadas de una conciencia verdaderamente igualitaria.

Este es el enlace al servicio de atención al ciudadano del Congreso de los Diputados:

informacion@congreso.es

Si estás de acuerdo con lo aquí expuesto puedes mandar allí el siguiente mensaje u otro parecido:

“Por el posicionamiento ideológico hembrista de la actual Defensora del Pueblo, Señora Soledad Becerril, reconocible en las declaraciones realizadas a tenor del asalto a dos supermercados por parte del Sindicato Andaluz de los Trabajadores el pasado 7 de Agosto, en las que la Señora Soledad Becerril afirmó que estos hechos podrían calificarse como “robo con violencia hacía las mujeres” o que si de haber habido cajeros de 1.90 y 90 kilos de peso los asaltantes “no habrían actuado así”, planteando la noción discriminatoria de que debe presuponerse a los hombres el rol añadido de protectores preferentes y escudos humanos en situaciones de riesgo, con todo el posible perjuicio que para los hombres pueda derivarse de este planteamiento, y sabiendo que en ninguna declaración anterior la Señora Becerril ha matizado el sexo de las víctimas o personas perjudicadas en cualesquiera situaciones, si estas eran en su mayoría o exclusivamente de sexo masculino, ni siquiera ante situaciones sociales bien conocidas en las que el mayor daño lo sufren los varones con creces y que por objeto de su función de Defensora del Pueblo ella debería conocer, como puedan ser: las muertes prematuras y violentas o el mayor número de agresiones físicas sufridas por hombres, junto con la vulgarización en los medios de comunicación de la figura masculina como objeto de violencia, creaciones culturales que actúan como modelo que perpetúa la situación recién mencionada.

Señalar también como discriminaciones típicamente masculinas a las que la Señora Becerril no ha dado enfoque de género los accidentes laborales graves o mortales y el elevado número de suicidios cometidos por varones sobre todo dentro del contexto de la ruptura de parejas, fuertemente influenciados por las actuales legislaciones y sentencias unidas a los procesos de separación y divorcio.
Tampoco ha destacado nunca la Señora Becerril como abuso padecido en exclusiva por los hombres los efectos injustos sufridos por estos como resultado de las modernas legislaciones de género, principalmente de la Ley Integral contra la Violencia de Género, claramente misándrica y generadora de un apartheid legal antivarón en nuestro país.
Si la actual Defensora del Pueblo fuese una persona realmente igualitaria cualquiera de las situaciones anteriores la hubiesen permitido remarcar que se trataba de situaciones de violencia, injusticia o discriminación de género contra los hombres, cosa que no ha hecho, ya que ella sólo subraya el sexo de las víctimas de ser estas femeninas.
Por todo lo anterior, solícito en definitiva que la señora Soledad Becerril sea depuesta de su cargo con la mayor celeridad posible, ya que su elevada y parcial sensibilidad ante los problemas de un sexo y su indiferencia con los del otro la convierten en una pésima e ineficiente Defensora del Pueblo”




ANOTACIONES

* Las dos principales discriminaciones de género masculinas, es decir “la competencia extrema entre varones”

http://www.burbuja.info/inmobiliaria/6911851-post28.html

Y la “vinculación de lo masculino al riesgo”

http://foros.universia.es/mvnforum/mvnforum/viewthread?thread=18650

Nos explican las causas de esta situación. En la medida en que la sociedad ha reservado las tareas y funciones más arriesgadas y peligrosas a los hombres, y les ha educado para resolver los conflictos violentos que puedan surgir entre las diferentes colectividades estos son mucho más a menudo víctimas de la violencia que las mujeres. Por otra parte como la sociedad –o el colectivo de hombres y mujeres a lo largo de toda la historia- ha evitado este rol a las mujeres ellas corren menos riesgo de sufrir este perjuicio concreto.

Esta situación genera un alto nivel de tolerancia y aceptación ante la violencia contra los hombres, considerada como un fundamento atávico de la dinámica de las sociedades, pasando por alto el conjunto de elementos educativos y culturales que la originan y consolidan de generación en generación, lo cual conduce a ignorar el problema para a partir de ahí no aplicar las medidas correctoras necesarias. Por ejemplo, encontramos muchas campañas de sensibilización y empatía con los casos de violencia doméstica sufridos por mujeres, y la sociedad dedica gran cantidad de recursos económicos a fórmulas específicas para resolver esta situación. Aunque en general las directrices establecidas hasta la fecha no la han resuelto, estas campañas y apoyos se continúan. Nada similar existe en el caso de los hombres y esta lacra que en muchos países causa una gran mortandad sobre todo entre los hombres más jóvenes, hasta el punto de poder considerarse una auténtica epidemia de muerte y maltrato contra los hombres, se mantiene plenamente vigente dentro del orden establecido, volviéndose patente de inmediato en cualquier país o circunstancia en la que se sufra un descenso de la paz social.

Contribuye a mantener esta situación el que la mal llamada lucha por la igualdad de sexos esté prácticamente monopolizada por el movimiento feminista. Efectivamente, si para las feministas los hombres somos privilegiados o si nuestros problemas no les sensibilizan en lo más mínimo, es normal que la falsa lucha por la igualdad feminista olvide estas cuestiones.

En realidad y en lo que a la mayor parte del feminismo se refiere no hay lucha por la igualdad, sólo liberación y potenciación de un sexo, el femenino. El feminismo es un movimiento social y político fundamentalmente egoísta sólo interesado en apoyar y beneficiar al grupo sexual de las mujeres (aunque para ciertas feministas muy radicales esto nunca sería egoísta, sería humanismo puro, ya que según ellas los hombres no podemos ser considerados como seres humanos). Podría considerarse también como una ideología preigualitaria que debe superarse históricamente para avanzar hacia la auténtica igualdad. Su mayor mérito habría sido focalizar la atención en las discriminaciones sexuales y reclamar y elaborar algunos de los mecanismos necesarios para luchar contra ellas. Pero su claro femicentrismo y misandria imposibilitan al feminismo para poder acabar con todas las discriminaciones sexuales, es decir tanto las que sufren las mujeres como las que sufrimos los hombres.

Así las discriminaciones masculinas no encuentran una respuesta específica en la actualidad, por la sencilla razón de que a las feministas no les importan y los hombres-algunos insensibles a estas cuestiones y otros colonizados por las ideas feministas- no hemos desarrollado aún con la suficiente fuerza ideológica, social y política nuestro propio movimiento liberador.

Decir que los hombres tenemos que aprender a apoyarnos, a ser muy solidarios entre nosotros, a evitar siempre que nos sea posible perjudicar a otros hombres, aunque la sociedad pretenda enseñarnos con mil y un ejemplos que hay algo de meritorio en que un hombre obtenga algún beneficio dañando en mayor o menor medida a otros. La competencia extrema entre varones es la peor de todas las discriminaciones de género masculinas, surge de las primeras divisiones de roles nacidas de las diferencias sexuales –y por ende reproductivas- existentes entre ambos sexos y sólo podrá superarse cuando un porcentaje suficientemente elevado de hombres decidan conscientemente excluir de sus vidas y limitar en sociedad los modelos de conducta que la perpetúan y generan.

** ¿Porqué recurrir al anuario estadístico del Ministerio del Interior del año 2006 para hacerse con estas cifras y no hacer uso de uno más actualizado? Por la sencilla razón de que en los anuarios posteriores no se recogen datos sobre el sexo de las víctimas de los diferentes delitos, salvo para los casos de las agresiones sexuales o la violencia doméstica.

Como comprobación se adjunta el siguiente enlace:

http://www.ine.es/prodyser/pubweb/anuarios_mnu.htm

De hecho profundizando en la cuestión y analizando también el conjunto de informes anuales de título “Mujeres y hombres en España”, realizados en cooperación entre el INE y el Instituto de la Mujer, nacidos con el propósito de comparar la situación de ambos sexos ante diferentes parámetros sociales para detectar posibles discriminaciones de género, puede observarse que también han reducido en sus últimas ediciones el tema de las víctimas de delitos exclusivamente a los casos de violencia de género, una valoración tramposa ya que por propia definición en la violencia de género los culpables son siempre hombres y las víctimas exclusivamente mujeres.

En efecto, del modo en que la legisladora feminista radical ha definido el concepto violencia de género sólo hay maltratadores, nunca maltratadoras, y sólo hay mujeres maltratadas, nunca hombres maltratados. Con leyes y estadísticas nacidas del egoísmo ideológico y carentes de cualquier respeto a la verdad es normal que en apariencia sólo sufran discriminaciones las mujeres.

Como comprobación se adjunta el siguiente enlace, desde el que pueden conseguirse los mencionados estudios “Mujeres y hombres en España” desde el año 2006.

http://www.ine.es/ss/Satellite?L=es_ES&c=INEPublicacion_C&cid=1259924822888&p=1254735110672&pagename=ProductosYServicios%2FPYSLayout¶m1=PYSDetalleGratuitas¶m2=1259925505429¶m4=Mostrar

Puede comprobarse como en los informes del año 2006 y 2007 dentro de los apartados sobre “Delito y Violencia” se reconocía que en delitos como el asesinato, el homicidio doloso y las lesiones los hombres eran las víctimas mayoritarias.

No obstante y a pesar de que ante estos crímenes tan graves la mayor parte de las víctimas eran hombres, el cómputo global de víctimas del apartado “Delito y Violencia” daba un resultado superior para las mujeres. Probablemente si en ciertas categorías presentes en este apartado, como por ejemplo la de “delitos contra la libertad”, se hubiese incluido una visión justa con la situación que les toca vivir a los hombres considerando como “trato degradante” el sufrido por un elevadísimo número de varones llevados a los calabozos o sometidos a órdenes de alejamiento por denuncias falsas de violencia de género, o se hubiesen considerado “detenciones ilegales” o al menos como “trato degradante” también las condenas penales dadas a hombres por acciones que de haber sido cometidas por mujeres no hubiesen ido más allá de ser meras faltas, (hecho imposible, porque este acto del todo injusto no constituye una detención ilegal para nuestro sistema hembrista) al basarse estas sanciones más severas para el sexo masculino en una doble vara de medir sexista que niega a los varones el derecho fundamental a la igualdad de trato ante la ley defendido en el artículo catorce de la Constitución Española, las cifras de víctimas de delitos y crimen serían en el cómputo global principalmente masculinas por un amplio margen de diferencia.

Sin embargo en el estudio Mujeres y Hombres en España del año 2008 el desglose de víctimas por sexo se vuelve menos exhaustivo.

Puede compararse el cuadro 6.5, Pág. 59, del informe del 2007 (basado en datos del anuario estadístico del 2005):





Con el cuadro 6.6, Pág. 64, referido al mismo caso del informe del 2008 (basado en datos del anuario estadístico del 2006):


Cómo desaparece de la vista del ciudadano el hecho de que dentro de los “delitos contra la persona” la mayor parte de las víctimas de homicidio doloso, asesinatos y lesiones venían siendo hombres hasta la fecha, y el crimen contra la persona que aumentaba la presencia de víctimas femeninas en esta área se englobaba en la categoría de “otros”.
Si en la valoración de los delitos contra la persona hasta el año 2007 se distinguían los siguientes casos: Asesinato, homicidios dolosos, lesiones y otros, ¿a qué puede corresponderse exactamente la categoría “otros” como delito contra la persona?



Obviamente debe tratarse de perjuicios menores. Tal como se presentaba la información en los estudios Hombres y Mujeres en España hasta el año 2007 quedaba claro que los hombres sufrían los delitos contra la persona más graves (más homicidios dolosos, más asesinatos, más lesiones) en mayor cantidad que las mujeres. Pero en la estadística más simplista del 2008 este hecho se oculta y puede parecer que quiénes se llevan la peor parte en la categoría de “delitos contra la persona” serían las mujeres:



Aunque como se veía en estudios anteriores es sólo en la categoría de “otros” donde tienen más presencia, categoría que se corresponde probablemente con los casos menos graves. Es claro que una estadística arreglada de esta manera conduce a una opinión equivocada sobre cuál de los dos sexos se lleva la peor parte en la categoría de los delitos contra la persona.

Es también a partir del informe Mujeres y hombres en España del 2008 donde cobra un creciente protagonismo el análisis de la violencia de género, incluyéndose más tablas y cuadros dedicados a analizar detalladamente esta problemática. Otro tipo de violencia donde la mujer es la víctima mayoritaria, los delitos sexuales, sigue analizándose con el mismo detallismo que en los informes anteriores, distinguiéndose en esta categoría casos de abuso sexual, abuso sexual con penetración, acoso sexual, agresión sexual, agresión sexual con penetración, pero esta vez en un cuadro propio, subrayando la importancia y presencia de esta clase de delitos.

A partir del anuario Mujeres y Hombres en España del 2009 la tendenciosidad en la valoración de las víctimas según su sexo dentro del apartado de “delito y violencia” se vuelve más flagrante y son la violencia de género y los delitos sexuales los que se llevan todo el protagonismo, llegando a desaparecer las tablas y datos estadísticos referidos a otros tipos de delitos.

Por lo que se ve, la creciente influencia del hembrismo a través del Instituto de la Mujer en los informes del Instituto Nacional de Estadística favorece una focalización en los delitos mayormente sufridos por mujeres (violencia de género, abusos sexuales) y un ocultamiento a la opinión pública de los que más a menudo, al menos hasta los datos del 2007, sufrían los hombres (crímenes englobables dentro de la categoría de delitos contra la persona como asesinatos, homicidios dolosos y lesiones físicas).

Tras valorar en profundidad estas tablas se nos plantean nuevas reivindicaciones masculinistas: que las estadísticas oficiales vuelvan a desglosar los delitos contra la persona como lo hacían hasta el año 2006 en el Anuario Estadístico del Ministerio del Interior, o como lo hicieron en los estudios Hombres y Mujeres en España hasta el año 2007, para mostrar a la opinión pública que los delitos violentos más graves son sufridos mayoritariamente por hombres y permitir que la ciudadanía esté alerta ante la evolución de esta discriminación de género masculina. Es también necesario que organizaciones hembristas como el Instituto de la Mujer no participen en la elaboración de estudios que pretendan ser objetivos, dada su deshonestidad y la clara manipulación de contenidos con la que destruyen la fiabilidad de estos estudios, como se ha demostrado patentemente en los casos analizados hasta aquí para descrédito del mencionado instituto.

Puede que existan tablas y estadísticas oficiales que recojan posteriormente al año 2006 los datos a que he hecho referencia. Es muy probable, al fin y al cabo el autor de este texto no es ni mucho menos un experto en temas estadísticos, ni trabaja en documentación o un área relacionada con los estudios del gobierno. No soy nada más que una persona corriente buscando información. Pero lo que está claro es que las herramientas más comunes y conocidas por el ciudadano han dejado de dar la información que permite rastrear la discriminación masculina y han desarrollado una tendenciosidad clarísima a favor de los intereses del feminismo de género, y si existen otras tablas menos conocidas que puedan evidenciar las discriminaciones de género masculinas el hecho de que sean menos conocidas, más difíciles de encontrar o en general inexistentes para la persona normal, es otro elemento que potencia la ignorancia sobre los problemas de los hombres, otro obstáculo para que la población sepa cómo y cuándo los hombres se llevan la peor parte.

Hasta tal punto se nos discrimina a los hombres en un estado hembrista que incluso se llegan a retirar de las estadísticas oficiales los datos que puedan demostrar nuestra discriminación, precisamente los que los hombres interesados en nuestra liberación necesitamos para sensibilizar a la sociedad y convencer a los demás hombres para unirse a nuestra causa, centrando el interés de un modo exclusivo en aquello que los expertos y expertas tendenciosos saben sirve de sustento al feminismo de género. Así el sistema hembrista que padecemos aumenta su deuda histórica con los hombres al negarles el conocimiento de sus discriminaciones para a partir de ahí perpetuarlas.

***Bien podría decirse que la imagen sexista de gladiadores que ella propone para definir la masculinidad, es un estereotipo tan necio y alejado de la realidad, como el que resultaría de suponerle a la propia Señora Soledad Becerril un físico similar al de una Top Model sólo porque ambas son mujeres.

viernes, 28 de septiembre de 2012

PROJUSTICIA se querella contra la periodista Elisa Beni.

PROJUSTICIA se querella contra la periodista Elisa Beni.


La Asociación PROJUSTICIA ha presentado demanda para la celebración de acto de conciliación previo a la querella por injurias y calumnias contra la periodista Elisa Beni.

En el programa “Julia en la onda” de la emisora Onda Cero (edición del día catorce de junio de 2012) y dentro del espacio llamado “El gabinete” en el que varios contertulios debaten sobre temas de actualidad, se trató sobre la promesa del ministro de justicia, D. Alberto Ruiz Gallardón, de modificar la ley del divorcio.

En el debate participaron Antonio Naranjo, Joan Ridao y la demandada Elisa Beni.

En la propia página web del programa podemos encontrar la presentación del programa así como oír y descargar el archivo de audio del programa.

http://www.ondacero.es/audios-online/julia-en-la-onda/gabinete/gabinete-custodia-hijos_2012061400096.html


En el transcurso del programa la demandada ha vertido afirmaciones calumniosas sobre las asociaciones que propugnan la Custodia Compartida (a partir del minuto 11 y 50 segundos) entre las que se encuentra la de violar a nuestros propios hijos.

Finalmente ha personalizado sus ataques en la Asociación PROJUSTICIApasando incluso a leer la página web de la Asociación.

Estos hechos son continuación de anteriores episodios en los que la demandada ha incurrido en los mismos o parecidos hechos. Pues ésta es la estrategia habitual de ciertos colectivos autoproclamados feministas, consistente en calumniar y difamar a todo aquel que se atreve a sacar a la luz sus falsedades y mentiras.

Así, en el transcurso del programa, Elisa Beni hace referencia a un programa de televisión de la extinta CNN+. En dicho programa, que se emitió el 22 de mayo de 2010, Elisa Beni ya profirió las mismas o parecidas afirmaciones calumniosas sobre las asociaciones que defienden la Custodia Compartida. También personalizó en la Asociación PROJUSTICIA sus afirmaciones calumniosas. Dicho programa puede verse en el siguiente enlace:

http://www.abuelosseparadosdesusnietos.org/audiovisual/videos/debate-en-CNN.html


La demandada conoce perfectamente el alcance penal de sus calumnias. Prueba de ello es lo que escribe en su cuenta de TWITTER advirtiendo a otra persona de que lo que se dice puede tener consecuencias penales:



Para información completa:

http://porlacustodiacompartidajaen.blogspot.com.es/2012/09/projusticia-se-querella-contra-la.html


--

ASOCIACIÓN DE MADRES Y PADRES POR LA CUSTODIA COMPARTIDA (JAÉN)



sábado, 1 de septiembre de 2012

Huelga de piernas cerradas.

Mujeres de Togo amenazan a sus maridos con una semana sin sexo para empujarles a pedir la dimisión del presidente.

Salamu Hamudi Bachri.

La historia de las luchas reivindicativas ha dado lugar a multitud de fórmulas para alcanzar los objetivos. Lanzamientos de piedras, huelgas de hambre, barricadas, sentadas multitudinarias inmolaciones "a lo bonzo"... Las mujeres de Togo han preferido algo mucho menos violento y tal vez más eficaz: abstenerse de mantener relaciones sexuales con sus esposos. El objetivo, exigir la dimisión del presidente del país africano, Faure Gnassingbé, que ostenta el cargo desde 2005 después de sustituir en él a su padre, que se mantuvo en el poder durante 38 años.
"Las mujeres togolesas van a declararse en huelga de sexo para tratar de movilizar a sus parejas a que lleven a cabo más acciones para provocar la salida del Gnassingbé del poder", declaró ayer la responsable de la iniciativa, la abogada y presidenta del Colectivo Salvemos Togo (CST), Isabelle Ameganvi. En un país donde el promedio de hijos por mujer es de 4,79 -en España es de 1,38-, para algunas el gesto puede ser un alivio, al margen de reivindicaciones politicas.

Esta particular protesta ha sido convocada tras los violentos enfrentamientos de la pasada semana entre las Fuerzas de Seguridad y manifestantes opositores, que se saldaron con un centenar de heridos y la detención de 125 personas. "Al que nos dirige (en alusión a Gnassingbé) le gustan las relaciones
sexuales, por lo que invito a las togolesas a abstenerse de verle esta semana", proclamó ayer en tono jocoso Ameganvi al término de una marcha pacífica convocada por el colectivo que dirige.

Las activistas pidió a las mujeres del país africano que sigan a partir de hoy el ejemplo de las liberianas, cuya huelga de sexo en 2003 fue clave para lograr la paz después de 14 años de cruenta guerra civil. Una huelga que ayudó a llevar al Gobierno de Monrovia a la primera presidenta de su historia, la premio Nobel de la Paz Ellen Johnson Sirleaf.

Varios antecedentes

Y es que la huelga de piernas cruzadas no es una novedad, ni tampoco una exclusiva africana. La senadora socialista belga Marleen Temmerman propuso hace un año una huelga de sexo para presionar a los negociadores encargados de la formación de un nuevo Ejecutivo en Bélgica, paralizado por la tozudez de valones y flamencos. ¿Tuvo éxito la medida? Es dificil saberlo, pero lo cierto es que finalmente se logró el consenso en un país que llevaba 500 días descabezado. El mismo ultimátum ha cuajado, aunque por distintas razones, en otros paises. Así, las mujeres de Irka, en Turquía, impusieron a sus esposos la castidad durante una semana para que tomaran medidas que resolvieran de una vez por todas la escasez de agua en la localidad.
Una semana fue también la duración de la huelga convocada por mujeres keniatas par que los rivales políticos del país llegaran a un acuerdo tras las elecciones presidenciales en 2007. Pagaron incluso a las prostitutas para que se sumaran a la movilización.

Diario Sur
28.08.12


Y es que esta fórmula de presión hacia los esposos está revestida de los principales y más básicos dogmas del radical-feminismo: Los hombres, seres básicos, poco resolutivos, violentos, conformistas, inactivos... adictos al sexo al que prefieren sobre todas las cosas pues son seres simples, hay que
"obligarlos", "amenazarlos" con la negación de las relaciones sexuales. Desde el punto de vista feminista, ellas pueden resistir sin sexo todo el tiempo que haga falta. Dice: "Al que nos dirige (en alusión a Gnassingbé) le gustan las relaciones sexuales, por lo que invito a las togolesas a abstenerse de verle esta semana". Como si solo le gustara las relaciones sexuales al presidente de la República, o solo a los varones togoleses, y a ellas no. Pues, según la informadora, incluso "el gesto puede ser un alivio" para esas sufridas esposas que deben mantener relaciones sexuales con sus maridos", ¡vaya tortura la que se les exige¡ Pobres mujeres togolesas que deben mantener relaciones sexuales con sus maridos¡ y que comparadas con las civilizadas mujeres españolas paren nada más y nada menos que 4,79 hijos. Está claro que para evitar ese desproporcionado número de vástagos lo mejor es dejar una semana sin sexo al esposo. ¿Para qué implantar los métodos profilácticos o anticonceptivos? Es decir el condón o la pildora... Pues no, lo mejor es castigar al marido sin sexo por una semana. Comprobada su efectividad y no solo en la cuestión reproductiva, sino !oh milagro¡ en todas las facetas de la vida.

Castigando y obligando al esposo a no tener relaciones sexuales, una auténtica tortura para él que lo convertirá en un varón sumiso a las nobles y elevadas pretensiones de su mujer, puede darse solución a todo. Y es que nos quieren vender esta forma reivindicativa femenina como un método que solo persigue la consecución de causas nobles: la paz mundial, la supresión de dictaduras, el agua potable para la aldea... demandados a esos irresolubles y vagos maridos que nos les importa nada la política ni la salud de sus familias. Ya sabemos que para ellas, la inteligencia, la fuerza, la dignidad, la paz, la justicia.... es solo femenina -sino miren el artículo "la" que precede a cada sustantivo- es algo natural y consustancial a lo femenino.

Desde el punto de vista feminista, el castigo al marido tan solo conduce a un resultado beneficioso para la comunidad, para la sociedad; todo por una noble causa. Está por tanto más que justificado. ¿Pero hasta qué punto esto resulta ser un castigo para los varones? ¿o hasta qué punto es una auténtica solución a los problemas? Para la abogada feminista que propaga y propone el castigo a los maridos, la eficacia es total, se consiguió derrocar al gobierno de Monrovia después de una guerra civil de 14 años, y lo mejor de todo, llegó a la presidencia una mujer. Con ello queda asegurada la paz y la prosperidad en el país. Ellas están absolutamente seguro de ello. Este es en definitiva el mensaje subliminal o no tan subliminal, sino directo que se nos quiere inculcar con esta noticia y con noticias como ésta.

Esta método reivindicativo femenino -o mejor dicho: el método muy feminista que proclama la superioridad sexual de la mujer frente al denostado varón- parece ser ya ha llegado a Europa, a Bélgica concretamente. En este caso deja en el aire si este método obtuvo realmente resultados; tan en el aire, que lo deja a elección del lector o lectora ya aleccionado o aleccionada ampliamente sobre esta cuestión. Un país paralizado durante 500 días por la tozudez de valones y flamencos... ¿se habrá confundido la informadora con la palabra "valones" por "varones"?, parece que sí, pues según interpreta, gracias a la huelga de piernas cruzadas de sus esposas a estos políticos tozudamente dañinos pudiérase que este problema quedase consecuentemente resuelto ¿pero es que en ese gobierno solo habían hombres -varones-? ¿qué papel jugaron las mujeres valonas y flamencas que se comportaban con la misma tozudez que sus compañeros políticos?... no me lo digas, no me lo digas... ellas estaban por la labor de arreglarlo todo, la tozudez era solo de los varones valones y flamencos. Seguro. Completamente. Ahora imagino a una esposa española votante del... PP por ejemplo, iniciar una huelga de piernas cerradas hasta que su marido, votante del PSOE, no comprenda su inteligente postura femenina y feminista de que ella debe obligarlo a votar por su partido como opción más
razonable, justa y adecuada.

Para concluir, y siguiendo los pasos y prédicas de esta abogada activista feminista, Isabelle Ameganvi, propongo a los varones, en caso de que este tipo de "reivindicación noble y de elevadas pretensiones" les lleguen a afectar alguna vez -pues les están dando amplia publicidad para que sea implantada por
todo el mundo- que alcen sus cabezas, que no se identifiquen con esa imagen de "semianimal-adicto-sexual" que el radical-feminismo está creando en torno a la imagen de los hombres, que se autoconsideren personas, tan personas como son ellas. Que vuestra dignidad de varón vale tanto como la dignidad de una mujer. Que no se os puede manipular mediante la imposición del "ahora no tendrás sexo" por la idea concebida de que tú como hombre dependes del sexo por tu primitivismo biológico.... que para combatir una dictadura política, no puede llevarse a cabo por medio de otra dictadura impositiva de individua a individuo. Que este tipo de presión feminista, en realidad está pensado para que la mujer consiga de sus esposos todo lo que ella cree que es justo para la sociedad, pero también para ella personalmente, y esto puede afectar a cualquier ámbito... así que te propongo, a tí como varón, llegado el caso de que seas amenazado, obligado o castigado con este tipo de acción, que castigues tú con un mes sin sexo a tu castigadora. Creo que llegará a entender que quizás tú no quieras estar un mes sin sexo, y que si no lo vas a tener con ella quizás te alivies por otros sitios, con otras personas, de otra forma... a ver quién consigue resistir más tiempo en esta declarada guerra de sexo que cada vez intensifica más y más el Sistema.

Porque no lo olvidemos: es más fácil dominar a los individuos si estos siempre están enfrentados entre sí.

alephgaia

domingo, 12 de agosto de 2012

Más publicidad anti-varón subliminal.

Sunny Delight.
video


    Los hombres... esos seres vomitivos, aun cuando son pequeños.
   Los hombres... esos seres débiles en los momentos más inoportunos.
   Los hombres... esos seres torpes-metepatas en las mejores ocasiones. -Atención en la secuencia de la boda, ¿es realmente el novio el actor que hace de padre estúpido, o es otro actor que refleja mejor el nivel intelectual del protagonita masculino?-
   Los hombres... esos seres infantiles que necesitan pedir permiso para todo a sus esposas esperando de ellas una respuesta inteligente y segura, pues son como niños...

Subliminal, ¿o no tan subliminal?

lunes, 16 de julio de 2012

El juez Serrano culpa al “lobby de género” de su expulsión de la carrera judicial

Anuncia un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra la condena y que a partir de ahora ejercerá la abogacía porque prefiere ser un “abogado libre a un juez esclavo del miedo y de la presión política”.


El juez de Familia de Sevilla Francisco Serrano Castro ha culpado este lunes al “lobby de género” de su expulsión de la carrera judicial, en alusión a la sentencia del Tribunal Supremo que le ha condenado a diez años de inhabilitación por un delito de prevaricación a por prolongar el régimen de visitas para que un niño pudiera salir en una cofradía de la Madrugá. El magistrado ha anunciado en rueda de prensa que presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra la condena y que, mientras tanto, ejercerá la abogacía, como especialista en la defensa de la igualdad y el interés del menor. “Prefiero ser un abogado libre a un juez esclavo del miedo y de la presión política”, ha sentenciado.

El juez ha afirmado con respecto al verdadero interés y motivo que subyacen en su enjuiciamiento –que ha calificado de “absurdo, incoherente y desproporcionado”- que no es otro que el de “pretender expulsarle de la carrera judicial, por ser un juez molesto al lobby de género”. En este sentido, Serrano ha recordado la rueda de prensa convocada el 24 de diciembre de 2009 cuando “ese lobby ya anunció que pedirían al Consejo mi expulsión de la carrera judicial, por mi parcialidad en el ejercicio profesional y que estudiarían si presentaban una denuncia por prevaricación”. El juez de Familia ha añadido que justo al día siguiente la vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y presidenta del Observatorio de Violencia de Género, realizó unas declaraciones en las que advertía de las “posibles responsabilidades en que podría haber incurrido por las críticas a la ideología de género y advirtiera de los efectos perversos que estaba produciendo la ley de violencia, incluso en contra de las mujeres maltratadas”.

Desde ese momento, Serrano ha confesado que su vida “ha sido un infierno”, en el que se ha enfrentado a la querella por prevaricación que finalmente le ha apartado de la carrera judicial, y a la apertura de varios expedientes disciplinarios que han sido archivados.

En su intervención ante los periodistas, el juez Serrano ha defendido que siempre ha desempeñado su labor, desde que superó las oposiciones en 1990, con “rectitud y en conciencia, llevando con gran esfuerzo el juzgado al día y procurando defender y dar tutela a los intereses de los más débiles, especialmente los niños”, por lo que aseguró que si volviera atrás habría actuado de la misma manera en el caso del niño cofrade, porque era su “obligación” y ha asegurado que cuando se produjo la petición del abuelo, un Martes Santo, él era el “único juez que estaba trabajando a esa hora, además del juzgado de guardia”.

El magistrado ha explicado que, tras su condena dictada por tres magistrados del Supremo –otros dos emitieron un voto particular en contra-, siente “pena y desilusión” no sólo por él, sino “por el Estado de Derecho y la propia Justicia, pues su politización y el sometimiento a la dictadura de lo políticamente correcto, ha truncado con las garantías de independencia e imparcialidad de los jueces”.

Serrano considera que ser juez de Familia hoy en día es una profesión de “altísimo riesgo si no estás contaminado por esa ideología de género”, por lo que cree que su caso es un “aviso a navegantes a otros jueces que piensan” como él y ha afirmado, en este sentido, que la intranet de los juez “arde” por las críticas a la sentencia del Supremo y en apoyo a un juez que ha sido “injustamente tratado”.

Serrano ha anunciado que el próximo mes de septiembre publicará un libro en el que contará más cosas relacionadas con su caso y explicará lo que está suponiendo “la dictadura de género en España” y sus repercusiones, ya que, según dijo, se considera uno de los profesionales más preparados en perspectiva de género. Desde el punto de vista jurídico, Serrano ha asegurado que se trata de la “primera vez” en España que el Tribunal Supremo dicta una sentencia condenatoria por prevaricación en la que se producen votos particulares, lo que contradice toda la doctrina jurisprudencia que mantenía que no puede existir ese delito cuando la conducta enjuiciada “admite discusión en Derecho”. Y en este sentido recuerda que la Audiencia de Sevilla estableció en dos ocasiones la procedencia y legalidad de la actuación que adoptó en el caso del menor que quería salir en la cofradía, porque la competencia de Serrano para resolver el asunto era “incuestionable” y había además “razones de urgencia en interés del menor” que la justificaban y no era la primera vez que se adoptaba una decisión similar, recordando un caso ocurrido en Elche.

El juez Serrano criticó que la sentencia del Alto Tribunal se ha limitado a “dar por probado lo que afirmaba la madre denunciante en su querella”, dando por cierto lo que en otros casos como el de Marta Domínguez –apuntó Serrano- “se han considerado meras conjeturas, suposiciones, rumores, chismorreos y habladurías”.

Serrano sólo está de acuerdo con los tres magistrados que le han condenado en que “efectivamente la decisión se adoptó a sabiendas, pero en la intención de preservar el interés del menor, porque ningún interés personal o crematístico obtuve de ello, al margen de la satisfacción profesional de haber cumplido con mi obligación” y que en realidad “no ha sido condenado y enjuiciado por permitir que un niño saliera en una procesión, pero desde luego no por los motivos que se indican en la sentencia”. El juez ha subrayado que su expulsión de la carrera es un momento “muy duro” pero ha indicado que “tiene fe en la providencia divina” y está convencido de que “pese al sufrimiento Dios no me abandona, y eso me ampara y fortalece”.

El abogado del juez Serrano, Miguel García Diéguez, ha confirmado que presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional e incluso no descartan acudir al tribunal europeo de Estrasburgo, y ha criticado la nota informativa que difundió el Tribunal Supremo al día siguiente de emitir la condena. El letrado dijo que esta nota ha ocasionado un “gravísimo perjuicio al honor del señor Serrano porque se dicen cosas que no son ciertas” y así, señaló por ejemplo, que el juez “nunca habló con el abogado del padre”, como se dice en el comunicado, y se le imputa un nuevo delito: usurpación de funciones del secretario judicial. El abogado insistió igualmente en que está acreditado que el juez “no tuvo ninguna intervención en el reparto” del caso del niño cofrade para atraer la competencia a su juzgado.

El letrado recordó que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) retiró los cargos contra Serrano después de tres días de juicio y no planteó una condena por prevaricación culposa o imprudente, pero “sorpresivamente” la Fiscalía del Tribunal Supremo impugnó el recurso y solicitó la condena por este delito.El abogado criticó que la sentencia dictada la semana pasada por el Alto Tribunal “completa y subsana” el recurso de la madre del menor y da por probados unos hechos que la sentencia del TSJA no había probado.

Miguel García Diéguez concluyó que la sentencia le parece “absolutamente injusta” y dijo que esta misma opinión tienen “seis de los once magistrados” que han tenido contacto con el asunto: los tres de la Audiencia de Sevilla que respaldaron la actuación de Serrano, el magistrados del TSJA que emitió un particular y los otros dos jueces del Tribunal Supremo que se han opuesto a la condena. “Por números, vamos ganando (5 a 6)”, concluyó el abogado, que advirtió de que van a seguir luchando para acreditar “la inocencia del juez Serrano”.


Fuente: http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1308364/juez/serrano/culpa/lobby/genero/su/expulsion/la/carrera/judicial.html