viernes, 3 de mayo de 2013

Mas publicidad subliminal violenta

Este spot de Samsung es un claro ejemplo de la utilización cada vez más frecuente y extendida de una manera de promoción del "radical-feminismo" de forma enmascarada. Para ello utilizan ciertos símbolos o ideas arraigadas en nuestras mentes encarnadas en personajes reconocibles por todos, pretendiendo cambiar su significado y su percepción en nosotros, pero eso sí, de una manera violenta y radical.
video
En este caso, aparecen ciertas escenas típicas del cine entremezcladas que suceden al unísono -el cine como escenificación realista-
Casi al principio del spot irrumpen en escena unas animadoras típicas -esas que nuestra mente siempre relacionará con las coreografías más o menos conseguidas dirigidas a animar al público y al equipo masculino que compite en un determinado evento deportivo- Las animadoras vienen a ser algo así como los "floreros", la parte superficial del espectáculo. Se trata de la utilización claramente machista de la mujer como objeto. De otro lado aparecen unos soldados romanos, como no, prototipo en su simbología de masculinidad, fuerza, dominio... y ahora el desarrollo de la escena ¿Por qué regla de tres al director o al guionista del spot se le ocurre que esas animadoras deben agredir violentamente a uno de los soldados romanos hasta derribarlo? ¿qué pretende con esta escena fuera de lugar, de tono, de tal violencia? Porque no lo dudéis, estas escenas no aparecen por azar; están diseñadas al milímetro por alguien que las piensa antes al milímetro.
¿Es necesario para trasmutar la simbología en nuestros cerebros la utilización de escenas aberrantes, violentas y sin sentido?
Lo único que se consigue con este tipo de mensaje subliminal es añadir más violencia a la violencia a través de la humillación; como siempre la del género másculino por el femenino.  

Detalle del momento de la secuencia sin sentido.

Momento de excesiva violencia de ellas hacia él.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que tú dices, no es casual, es hembrismo. Violencia simbólica contra los hombres, pero lo peor de todo ni el hombre, ni aquéllos que están con él se defienden. Es una imagen de infravaloración del hombre respecto a la mujer, más del feminismo radical defensor de la idea de que la mujer vale más que el hombre. Aparte que los hombres aparezcan como soldados es presentar otro rol que ha discriminado al sexo masculino, favoreciendo la competencia extrema entre varones y un grave riesgo para los hombres que en el campo de batalla arriesgaban sus vidas e integridad para defender su sociedad. Este anuncio deberia retirarse por ir contra la igualdad de sexos y fomentar la misandria. Lo mismo que debería prohibirse un anuncio en el que un grupo de hombres diesen una paliza a una mujer. Es violencia contra los hombres y hembrismo al mismo tiempo, pero en este país hay una doble vara de medir, y los hombres pueden vivir discriminaciones que serían inaceptables para las mujeres.

Anónimo dijo...

Yo pregunto, ¿cuànto de FETICHISMO hay tras esta clase de propaganda?

Anónimo dijo...

Yo pregunto, ¿cuànto de FETICHISMO encierra esta clase de propaganda?