sábado, 10 de octubre de 2015

Biocentury: para mujeres de mucho cuidado.



Para mujeres de mucho cuidado... poco educadas y sin respeto alguno; siempre respecto al hombre. Esta es la imagen que la publicidad insiste en difundir para identificarla a la mujer, para que ésta asuma ese comportamiento supuestamente de mujer liberal, moderna y auténtica. 

Ya, con anteriores anuncios publicitarios de otras marcas parece haber comenzado otro tipo de mensaje nuevo para la mujer. Se trata de un tipo de mensaje que pretende eliminar cierto comportamiento femenino que aborrecen muy profundamente las feministas más radicales, y es el de esa especie de adoración-histeria colectiva y desesperación que mujeres en masa manifiestan en ciertos acontecimientos multitudinarios, como conciertos, ante un artista masculino idolatrado por ellas.

Esto ya ocurrió con un spot publicitario protagonizado por George Clooney para la marca de café Nespresso. 





El mensaje consiste en: "que la mujer ningunee al protagonista masculino famoso". Es un modo de ir rebajando ese comportamiento de admiración de las mujeres hacia determinados hombres. La mujer no debe sentir ningún tipo de admiración por hombre alguno, por muy famoso y artista que éste sea. 



1 comentario:

Anónimo dijo...

Claro, pero los hombres no debemos plantearnos el pasar de las mujeres hembristas,o las supuestamente bellas de las que se llega a decir la barbaridad de que son "irresistibles", o de las que allí adonde acuden tratan de hacerse notar combinando coquetería y atavíos para destacar su supuesto Sex Appeal, aunque a la hora de la verdad no darán valor ninguno a la inmensa mayoría de los hombres que se interesen por ellas, después de haber asumido una gran cantidad de conductas encaminadas precisamente a despertar este interés masculino. Y aquí nos referimos a mujeres que pueden ser famosas o no. Está claro que esto es más hembrismo, sin duda, ya que de nuevo se situa a las mujeres en una posición de privilegio y ventajismo respecto a los hombres. Además tampoco es una actitud exclusiva de nuestra época.

Gracias por detectar y esclarecer este nuevo tipo de discriminación hembrista Alephgaia. Yo también voy a ir más de señor, indiferente, distanciado, inalcanzable y objetivo, y en algunos casos criticón por razones más que merecidas con determinadas mujeres, las cuales por mucho que traten de disimularlo tienen también sus carencias y defectos. Entre otros y puede que el principal ser incapaces de dar valor a quienes les dan valor a ellas, con lo cual y a partir de ahí poca atención se merecen, por no decir ninguna.Al menos si los hombres queremos actuar de un modo inteligente, que combine igualdad entre los dos sexos y un entendimiento mínimo de nuestros derechos.

Es más, a muchos hombres les convendría aprender esta actitud como un ejemplo de empoderamiento masculino, decidiéndose a interesarse exclusivamente por aquellas mujeres que se interesen por ellos. Por regla general es a nosotros a quienes se nos pide que cometamos el error de colocar a ciertas mujeres en un pedestal e ir detrás suyo agasajándolas mientras ellas hacen sus vidas y eligen cómodamente de entre sus candidatos a los que más les convienen. Ni lo uno ni lo otro. Aquí también hace falta más igualdad que se logrará cuando los hombres busquemos, amemos o deseemos única y exclusivamente a las mujeres que nos busquen, amen o deseen a nosotros. Y las que no que hagan sus vidas y se ornamenten como las dé la gana,y que tengan aguante y paciencia cuando muchos hombres las traten como si no existiesen, o comenten entre ellos lo muy pesada que les resulta su exagerada coquetería sin sentido. Que como mínimo se acuerden de cuando ellas han hecho lo mismo con los hombres, sin darles valor ninguno o incluso criticándoles por haber dado un paso adelante sin tener la más mínima posibilidad de atraerlas, para aceptar que es sencillamente lo justo, ni más ni menos.

Gustavo Revilla.



Gustavo Revilla.