sábado, 2 de marzo de 2013

Toni Cantó contra la maquinaria estatal.

Y es que se trata de eso sencillamente. A estas alturas de la "película" esa maquinaria se ha ido agrandando pieza a pieza, se ha ido enrevesando, multiplicando, engrasando con dinero y más dinero... y ahora se dedica a cortar cabezas a tiempo. A medida que éstas se levantan lo más mínimo para protestar, al tiempo que estas cabezas se alzan para disentir, son segadas con la guadaña de la imposición. Intentan hacer una crítica o aportar datos distintos de lo políticamente correcto a lo establecido por el Estado mediante normas y leyes discriminatorias, provenientes de ideologas extremistas, cuyo compendio filosófico se ha convertido en dogma de fe inquebrantable e incuestionable; como las del dios del Antiguo Testamento que impuso unas leyes a un pueblo perdido en la oscuridad de su propia alma, y sencillamente, a quienes no las acataban con fervor, eran fulminados con un rayo desde el cielo.

Toni Cantó ha pedido perdón por no cotejar los datos que hizo público por twiter; no porque no crea que no existan falsas denuncias de mujeres hacia sus parejas masculinas para obtener beneficios en los procesos de separación y divorcios, y de camino hacerles la vida un "poco" más dificil. Dicen las fuentes oficiales que, por ejemplo, en 2009 solo hubo unas 25 denuncias falsas. Y yo digo: ¡¡qué casualidad que de esa ridícula cantidad de denuncias falsas conozca personalmente 4 casos¡¡ ¡...ufff, qué alto porcentaje de casos han ocurrido de mi entorno más inmediato¡ Entonces te comienzas a plantear: "¿no será que no nos dicen la verdad, quizás?" "¿no será por un casual que lo que hacen sea manipular los datos?" ¿O seguimos confiando en el Sistema; en el Estado?

Nos están demostrando día a día que son políticos de fiar. Que todo lo que hacen lo hacen por nuestro bien. Que no se lucran con el dinero que nos quitan con imposiciones económicas injustas. Que son políticos auténticos, fieles al Estado, a los ciudadanos. Vamos, que nos podemos fiar de todo lo que nos dicen. Nos lo demuestras todos los día. Lo podemos comprobar en las noticias, día a día.
Por esta regla de tres puedes llegar también a la conclusión de que "quizás", "a lo mejor", "pudiera ser"... que también nos estuvieran mintiendo en esta cuestión como en tantas otras. ¿Quizás pudiera ser que estén alterando y manipulando los datos estadísticos respecto al número de denuncias falsas interpuestas por mujeres contra sus hombres?. ¿Con qué fin? puede que se pregunten los más inocentes. ¿Qué fin puede perseguir un Estado o un grupo de políticos en el poder -y en la oposición- para manipular estos datos? No sé, se me ocurre que a lo mejor la maquinaria feminista radical que ha ido creciendo como una especie de gorgona desbocada por todo el país en los últimos años, haya extendido tanto sus tentáculos, se haya ramificado tanto que una gran cantidad de estos políticos y sus secuaces, de abogados, asociaciones, entidades, estén obteniendo pingües beneficios por medio del negocio nacido entorno a la Ley de Violencia de Género, asi como de subvenciones supraestatales recibidas. En resumidas cuentas, que a lo peor ya tienen una enorme cantidad y variedad de "intereses creados" como para perderlos ahora. Quizás. A lo mejor... O que el Estado, ahora en una profunda crisis, le sirva igualmente para mantener a la mitad de la población española, la mitad masculina, viviendo en una especie de estado permanente de alerta y miedo por lo que le pueda venir de parte del sector femenino. Por que el miedo y la desmoralización son las claves para "sujetar" a una población hastiada por una situación de crisis, o cuando no, de vida simplemente monótona al más puro estilo esclavista. Si los esclavos son estupidizados por los medios, son demoralizados y se mantienen bajo un régimen de miedo constante, serán más fáciles de gobernar. Esta ley, la ley de Violencia de Género de la que el Sr. Zapatero tanto se autocomplacía y se felicitaba es extrema desde que se ideó, desde que se aprobó, porque es incuestionable, no se la puede criticar en lo más mínimo, y si lo haces "se te corta la cabeza" profiriéndote todo tipo de insultos ya demasiado comunes entre las más encarnizadas feminazis: "eres un machista, no crees en los derechos de las mujeres, por culpa de gente como tú son maltratradas y asesinadas las mujeres, eres un maltratador, eres un asesino de mujeres..." y todo tipo de acusaciones radicales amenazantes que pretenden atemorizarte, achicarte, hundirte... segarte la cabeza como lo hacía la Reina de Corazones. Ante ese atropeyo de amenazas e insultos protegidos y respaldados por la ley, por el Estado de Derecho; no te queda otra que callar... o dejar que te corten la cabeza.

Según Felipe Pérez del Valle, quien forma parte desde 2005 de la lista de Consejeros (Abogados) de la Corte Penal Internacional con sede en La Haya (Holanda):

"se han registrado 823.580 procedimientos penales en los Juzgados de Violencia de Género contra los hombres, lo que ha supuesto que un 4,34% de la población varonil española mayor de 18 años..."

"Más de la mitad de esos 823.580 hombres han pasado por una dependencia policial como detenidos y de esta mitad la mayor parte de ellos una noche en un calabozo horrible; curiosamente no existen datos estadísticos a este respecto, quizás porque asustaría el comprobar un número tan elevado. Además, a consecuencia de estos procedimientos penales se adoptaron en ese periodo de tiempo 315.947 medidas cautelares de naturaleza penal contra los hombres, entre ellas 13.671 privativas de libertad y en 168.184 casos la denominada antiguamente «pena de destierro» (27.691 salidas de domicilio; 140.493 alejamientos). Aprovechando esos 823.580 procedimientos penales, las medidas cautelares de naturaleza civil adoptadas en perjuicio del hombre fueron 94.416: en 28.500 supuestos se atribuyó la vivienda a la mujer; se dictaron 15.553 suspensiones del régimen de visitas, de la patria potestad y guarda y custodia. Lo que es perjuicio para el hombre resulta beneficio para la mujer."

"Con los datos de sobreseimientos existentes habría que hablar de denuncias falsas y de denuncias interesadas por los beneficios que aporta la Ley a las denunciantes, sobre las que los medios informativos y gubernamentales se niegan a mencionarlas. Hay denuncias falsas en materia de violencia de género, pero no sabemos su número porque no se quiere llevar una estadística de las mismas..."

"Así, el número de sobreseimientos y sentencias absolutorias, es decir, de hombres que a pesar de haber sufrido un procedimiento penal no son condenados ha sido de 251.251 casos, o el 30,50%. Debe destacarse el número tan elevado de sobreseimientos o supuestos en los que ni siquiera el hombre llega a juicio (167.717) y que cerca de la mitad de los hombres que celebraron juicio en los Juzgados de lo Penal, donde se enjuician el mayor número de casos por delitos, fueron absueltos (48.299 sobre 103.697 sentencias dictadas, es decir, el 46,57%). De estos hombres nada se dice."

"Estas buenas palabras no pueden ocultar una cruda realidad: que se denuncia muy a la ligera y se condena como si fuera violencia de género hechos que nada tienen que ver con situaciones de desigualdad o discriminación, o relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres. Ahora, gracias a esa Ley, más bien es al contrario, el poder está en manos de la mujer, siendo conocida en los medios jurídicos la expresión utilizada de «o me das más o te denuncio por violencia de género".
"Ha llegado el momento de derogar los efectos penales de esta Ley para evitar que, con la misma, se siga sometiendo injustamente a procedimiento judicial y al padecimiento de medidas cautelares restrictivas de derechos, al mayor número de hombres inocentes de toda la historia de la codificación penal española."

Publicado en el Diario de León. "Es bueno saber lo que opina la Corte Penal Internacional sobre la igualdad de género en España."

http://plataformaigualdad14.blogspot.com.es/

Ante estos datos abrumadores por el número de hombres detenidos, enjuiciados, absueltos y condenados mediante la Ley de Violencia de Género, cabe hacerse dos suposiciones.
Una: o en España actualmente existe una auténtica epidémia de casos de maltrato de mujeres -por lo que como alguién dijo: "va a hacer falta construir campos de concentración para recluirlos"-; o bien,
Dos: aquí alguien está mientiendo descarada e inhumanamente porque tiene grandes intereses creados, tanto políticos como económicos; y se están interponiendo un número muy elevado de falsas denuncias que se están ocultando sistemáticamente. No obstante según los datos de la UE, España es uno de los países con menos casos de violencia hacia la mujer resgistrados en la Unión Europea.

Ante tus propias evidencias, ante tus vivencias diarias, ante lo que se produce a tu alrededor... ¿Cuál de estas dos situaciones crees que se está dando en España?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Personalmente la segunda, sin duda, has dado en el clavo de los argumentos que nos ponen en guardia frente a la corrección política aplicada al tema del maltrato a la mujer, magnífica excusa para crear herramientas penales-no exactamente leyes- que puedan negar derechos fundamentales a todos los hombres, por el simple hecho de serlo. Magnífico artículo, y es bueno comprobar el gran número de personas inteligentes que apoyan a Toni Cantó, al margen de lo mucho que ruja la marabunta.