lunes, 26 de diciembre de 2011

Dándole "la vuelta a la tortilla"



Lo que siempre ha sido una idea machista: la de que la mujer conduce peor que el hombre, la cual era reafirmada con la frase "mujer tenía que ser"; en este anuncio de Nintendo da "la vuelta a la tortilla" y la convierte en una idea hembrista. Un varón -Andreu Buenafuente- encarna el papel de "gallito engreido" ante las mujeres, el cual quiere demostrar esa supuesta superioridad masculina, y que por supuesto en este anuncio, no consigue hacerlo quedando en ridículo ante ellas. Ellas lo hacen mejor, ellas ganan, y ellas obligan a hacer que reconozca a un Buenafuente humillado que son mejores. El colofón de esta humillación se completa con la frase invertida: "¡hombre tenías que ser!. Y con humor todo se "traga" mejor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi jamás se me ocurriría soltar el "mujer tendrías que ser", cuando alguna mujer comete una torpeza o yo obtengo un mejor resultado que ella en cualquier actividad, sea la que sea. Pero si me he encontrado con mujeres en mi entorno, en mi puesto de trabajo por ejemplo, animadas a soltar frases sexistas como ésta, cuando se trata de comentar sobre nosotros, en una actividad donde dominan las mujeres, y a veces sólo porque sí, es decir, no necesariamente cuando se realiza una tarea con peores resultados, sino sólo por desmerecernos estúpidamente a los hombres. Algunas mujeres célebres, con influencia mediática, son ejemplo de esta conducta. Por ejemplo, María Teresa Campos con su teatrillo de sus antiguos programas de mañana arremetía constantemente contra los hombres. Julia Otero, recientemente, en su programa de radio, propuso un debate preguntándose por la utilidad de los hombres en el futuro. Ana Rosa Quintana en uno de sus programas, llegó a plantear si los hombres no sirviésemos para las labores intelectuales, a pesar de que cuando se decidió a plagiar un libro para poder fingir ser escritora escogió a un hombre que realizase esta labor intelectual en su lugar, o en uno de sus programas se comentó como en un concurso televisivo mixto sobre el nivel intelectual fue un hombre quien consiguió el resultado más alto.

Curiosamente, suelen ser las mujeres más incapaces y mediocres de todas, al margen del nivel de fama que hayan obtenido, las que acostumbran a manejar esta clase de tópicos, pero son prueba clara de que vivimos en una sociedad muy hembrista, y si bien a los hombres se les reprochan ciertas conductas sexistas estas mismas conductas tratan de incentivarse en las mujeres. En muchos casos hoy en día el sexismo es hembrista y femenino, y gracias a ello muchos hombres pueden dar lecciones de inteligencia, respeto e igualdad a una gran cantidad de feministas, incluidas muchas públicamente conocidas, pero en el fondo con un carácter empequeñecido por la mala voluntad antivarón de la que jamás podrán liberarse, ya que las gusta poder describirnos de un modo limitado, como si eso las diese un gran valor, sólo por haber nacido con una vágina en vez de un pene (Sigue...)

Anónimo dijo...

(Continúa y finaliza) Es lo que haces tú con tu blog, dar a estas individuas lecciones de sabiduría y respeto a las personas y te aplaudimos por ello. Los hombres, mal que les pese a muchas, estamos evolucionando en igualdad mucho más que las sexistas que nos rodean y esto ya se está empezando a traducir en consecuencias positivas para nosotros. Hombres con más sensibilidad, más capacidad, más madurez, más profundos en su visión de la vida que dan mil vueltas a las engreídas que se ponen la medalla en la entrepierna, y a los que muchas veces éstas mismas sexistas recurren en busca de paz afectiva, familiar y sexual, para desarrollar con un poco más de luz y belleza sus proyectos vitales, aunque en el fondo sean demasiado débiles, envidiosas y desagradecidas como para admitir todo lo bueno que los desdeñados hombres les han aportado.

Y esta necesidad de los hombres va a ser la raíz del drama de muchas hembristas, que se agrava más con el tiempo, a medida que los hombres comienzan a recuperar su amor propio tras tantas décadas de mensajes misándricos. Lo que les permite plantearse nuevos puntos de vista que les animan a ser más generosos consigo mismos, dándose plena libertad para actuar como corresponde ante los muchos defectos y carencias de la hembrista media, optando por buscar la felicidad que se merecen al lado de mujeres de valía, es decir igualitarias y que estén dispuestas a valorarlos, con otros hombres, o sencillamente solos para siempre o en numerosas etapas de sus sorprendentes vidas.

Estamos organizándonos y dando los primeros pasos de nuestra liberación definitiva y estos anuncios y comentarios sólo servirán para ridiculizar a la parte que ahora nos ataca. Entonces, cuando nos digan con desprecio "hombre tendrías que ser" nosotros pensaremos: "desde luego, y orgulloso. Tú no lo probarás, eso es demasiado para una sexista como tú. Ojala tu pareja masculina espabile pronto y rompa inmediatamente contigo. Y si estás sola o eres lesbiana eso es lo correcto. En relaciones humanas nadie tiene derecho a aquellos a los que desprecia, por lo que no mereces que los hombres compartan nada positivo contigo”

Y sólo con esta sencilla actitud estos desprecios no nos dolerán nada a nosotros, y si mucho, pero mucho, a las sexistas que los crean en primer lugar, que es como tiene que ser.

Gustavo.